¿Tú hiciste la mili?

La mili. Tengo Sitio Libre. Revista Digital de Willy Uribe.

Estábamos sobre el acantilado de la playa y habíamos bebido ya algunas cervezas cuando uno de mis colegas me preguntó:

- Oye, tío, ¿tú hiciste la mili?

La pregunta me sorprendió porque son pocos los que se arriesgan a que un colega veterano comience a largar historias de la mili. Respondí con un lacónico sí y me quedé esperando su siguiente pregunta. Por algún motivo, ese amigo tenía interés en el asunto.

- ¿Y cómo te fue?

Joder, pensé, ¿tanto tiempo ha pasado que ya hay tíos que no saben de qué iba aquello? Abrí una nueva botella de birra y le di un buen tiento. Le pregunté si iba en serio.

- Claro – confirmó, divertido y expectante.

- Fue una mierda – respondí, con un fingido desinterés, porque en mi cabeza ya se agolpaban los recuerdos.

- ¿Cómo de mierda? – insistió.

Una gran mierda, una puta mierda, una jodida mierda, toneladas de mierda, una mierda de oficiales y suboficiales, una mierda de cuartel, una mierda de banderas y pendones, una mierda de fregona, una mierda de garitas, una mierda de coroneles, una mierda de refuerzos y retenes, una mierda de órdenes, una mierda de arrestos, una mierda de desfiles, una mierda de tiempo perdido y unas ciento veinte mierdas de guardias.

- Bastante mierda – respondí.

- Joder, tío, ¿no puedes afinar un poco más? – preguntó mi colega.

- ¿Afinar en qué? ¿Qué es lo que quieres saber?

- ¿Dónde la hiciste? ¿En qué año?

En Mungia, en el 89. En algunas garitas, desprovistas de cristales entonces y verdaderas neveras en invierno, había una pequeña pintada que decía: el enemigo está dentro. Cuando el cuartel entraba en alerta y te tocaba guardia, sobre todo en el polvorín, la cosa se ponía complicada. En la puta garita, con un cetme cargado, el santo y seña que tocara y los huevos en un puño.

- En el cuartel de Mungia, en el 89 – le dije.

- Vaya potra, colega, a medio camino de Mundaka, aladito de casa. ¿Buen enchufe?

Primero un puto sorteo, seguido un traje verde oliva que cae a tus manos para que los militares de oficio comiencen a cagar sobre él, sobre ti, sobre tu mierda de condición de recluta a su servicio. Recluta de caja, un eufemismo para lo que siempre se ha conocido como carne de cañón. El servicio en las cocinas del cuartel era un infierno y hubo gente que pensó en quitarse la vida tras semanas seguidas de guardias abusivas y humillaciones.

- De potra nada, y de enchufe menos. El cuartel era un infierno y no me dieron el pase pernocta hasta pasados seis meses.

- ¿Llegaste a disparar algo?

Tal infierno el cuartel que las maniobras eran bienvenidas. Fui a todas las que pude. En total casi dos meses. Y sí, las dos veces que fui a San Gregorio, a Monegros, disparé de todo. Siempre borracho y drogado, porque era más divertido y si algo te reventaba en la cara al menos ya tenías dentro parte de la anestesia. Lo mejor de todo eran las granadas de mano. Quitabas el pasador y te dabas cuenta de que tenías en tus manos un poder momentáneo y definitivo, podías tirarla hacia delante, al lugar marcado, o darte la vuelta y vacilar con quien estuviera a tu espalda. También le di al mortero, al cetme, a la zeta, a la pistola, al bazooka, a la bayoneta, al misil desechable y al cañón antiaéreo de 20 mm.

- Algo disparé, si.

- ¿Y te ponía cachondo?

¿Qué cojones de pregunta era aquella? ¿A dónde coño quería llegar mi colega? ¿Cachondo? Pues claro que sí, joder, por supuesto. Son armas, putos consoladores masculinos. ¿Cómo no va excitarme el tener en las manos un misil y saber que puedo metérselo por el culo al hijo de puta del subteniente?

- ¿Tú has visto alguna de Tarantino? – le pregunté.

- Sí, claro.

- ¿Y qué es lo que más te gusta de esa basura, cuando hablan de chorradas o cuando empieza la sangre?

- Bueno, eso de que son chorradas lo dices tú – respondió.

- No me has respondido – le dije.

- Tú tampoco. ¿Te ponía cachondo disparar?

- ¿De verdad quieres que te cuente historias de la mili?

- Claro que sí – respondió.

- Entonces mejor escribo una novela.

- Pues hazlo.

- Lo pensaré – le dije.

- Y aún no me has respondido. ¿Te ponía cachondo disparar?

- Como una moto. ¿Y tú con lo de Tarantino?

- Estoy contigo, colega, los diálogos son una puta mierda, pero hay que reconocer que lo de la sangre sí se le da bien.

Abrimos más cervezas. Hacía veintitrés años de aquello. ¿Se ha convertido ya la mili en parte de la memoria histórica o qué coño?

About these ads

Comments

  1. La memoria no decae. Se le llama a esto un “trauma”? Qué tiempo tan gris…

  2. Aborrezco las armas. Después de hacer la mili, más todavía. Justo porque descubrí que dispararlas te ponen cachondo.

  3. Joder tu en ese infierno y yo metiendome en unos tubos de la ostia a 15 km. Vaya jodida desgracia lo de la mili – ya se yo la suerte que tuve al no tener que hacerlo! Un abrazo Willy,
    Nick

  4. A mi no se qué, pero me enseñó.El cuartel ? como una obra de teatro mala :mandos resentidos y simplones,chavalines perdidos,hampones,malnacidos con navaja,vividores inutilizados para otra cosa…el peso de la armas…la risa de las putas…horas mirando una pared vacia…amigos de mentira…una farsa descomunal con banda de musica.Amontonar gente es lo que tiene,nos llega la mierda hasta las rodillas.

  5. 3 ero del 94 ceuta ,los primeros 4 meses un infierno pues no eran solo los abusos de los militares de carrera o de los mas veteranos si no salir a la calle y ordas de marroquies indigentes ,drogadictos y ladrones veian en nosotros chiquillos de la peninsula una fuente de extorsion ,los siguientes meses sufri el sindrome de estocolmo y apunto estuve de quedarme a vivir en africa .un salu2 y muy buena historia me ha recordado ese parentesis inutil en mi vida ,y si me hizo un hombre jjajjjaajja:)

  6. A mi me tocó en la isla de las palomas. En tarifa…comiamos carne de gaviota.luego en el tercio alejandro farnesio v de la legion en montejaque. Ronda. Allí les daban de ostias a los lejias..bueno, les gustaban..Me cago en la mili….

  7. Pues vaya mierda de libro sería. Y vaya mierda de Tarantino pusieron el otro día de una mujer con pata de metralleta. Y aprovecho el tirón para decir que las pelis de Almodóvar también son una mierda, que parece pecado decirlo.
    La prestación social “prostitutoria” nos libró a muchos de empuñar las armas, por lo menos valía para algo; a otros los encalomaron y lo pasaron peor que los que la hicieron.

  8. Yo me hice el sordo y el sueco , me dí una vuelta por ahí y la picola sólo vino a buscarme una vez .Yo no estaba , claro .Crucé la frontera ni me acuerdo las veces y no pasó nada !!!
    Año 89 , 3ª Región aérea . Me estarán esperando , supongo .
    Leyendo testimonios como el tuyo me alegro de haberme librado de eso . Tampoco me presenté a declararme insumiso ni nada ¡ joder , que los encerraban !
    Disparar ya sé , y sí , es un subidón . Mira que somos primitivos .

  9. 1º del 96, Melilla. En aquella epoca la mili ya era crepuscular, no era tan dura. Mi peor recuerdo es el aburrimiento en general, y las guardias en marzo, hacia mucho frio. Si que se aprender, a callarte las respuestas que tienes para las chorradas de los mandos.

  10. Los diálogos de Tarantino son la reostia, que conste en acta.

  11. Yo hice la mili en ceuta y salì,hasta los huevos de los putos militares,q gente màs degenerada,.la hice en el 79 y alli,no solo tenìas q aguantar las hijoputeces de los mandos,sino tambiem las de los veteranos,q te intentaban utilizar como esclavos,lo q ellos no saben,porque nadie se lo contò es q cuando nos obligaban a ir a comprarles los bocatas a la cantina,nosotros escupiamos dentro de los bocatas,les poniamos mierda dentro y tambièn semen,…ellas tenìan una frase q repetian constantemente cuando nos intentabamos revelar,…chinche traga mierda,.lo q no sabian es q la mierda,la estaban tragando ellos literalmente y a grandes dosis,.esto era en el ramix 30 artilleria y en el remplazo 79 octabo,si algùn”abuelo” lo lee,q sepa q si tubo esclavos,el tambièn trago mierda y mucha,.donde las dan las toman..jodeos hijos de la gran puta,.por cierto,yo nunca ejercì de “abuelo”

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 413 seguidores