Inventario personal e intransferible. BCNegra 2009


Esquina La Rambla, Barcelona. BCNegra 2009

TRES pa amb tomàquet (o pantumaca). Hace unos veinticinco años, la primera vez que estuve en Barcelona, no comí otra cosa durante una semana.

DOCE putas visualizadas en activo a las diez de la mañana de un jueves. Reconozco que me sorprende, vivo en un pueblo de 6.532 almas.

DOS buenas conversaciones. De Bilbao a Conny Island con escalas en el mundo editorial, el barrio del Raval, la escritura, la especulación urbanística y el horario de las putas de la ciudad.

UNA invitación de Carlos Salem para un rule canallesco por Madrid. ¿Fue así o me estoy invitando yo?

CINCUENTA céntimos al vagabundo que ocupaba la esquina frente a mi hostal. Era chileno y había vendimiado en Rioja y Burdeos, pero a él le gustaba más el pisco.

UNA sesión de tangos. Sé que muchos no lo comprenderán, pero el tango y yo somos enemigos acérrimos. Siempre que le doy una oportunidad pienso que será la última.

UNA historia sobre el tango y sus satélites. Esto sí. A Raúl Argemí le doy la cancha que haga falta.

CUATRO novelas de Jim Thompson que me llevo para Bilbao. Siempre he pensado que a mí me la jugaron naciéndome en Europa.

DOS mojojones (en Bilbao los llamamos así) comidos el sábado en la librería Negra y Criminal. Tenía un hambre del demonio, pero como había unas trescientas personas tuve que contenerme.

SIETE botellas de vino tinto descorchadas (también en la librería). De estas tan solo me bebí una y media.

MIL agradecimientos. El primero de ellos a los señores libreros de Negra y Criminal y a sus colaboradores, el segundo a la propia Barcelona y el resto a repartir como cada cual lo considere oportuno.

Anuncios