Abasota. Una ola en letargo

Aguantando en el corazón del puerto

Hay unas cuantas olas por nuestra costa que no acostumbran a romper con regularidad. Son olas semi fantasmas que todos guardamos en nuestro arsenal de recuerdos y deseos. Pocos las han surfeado y las veces que se ha hecho no siempre ha sido gratificante. Generalmente son olas protegidas, en el interior de rías y estuarios o al abrigo de cabos o puntas, que necesitan mares fuertes para que rompan. Esos días los vientos suelen ser fuertes también, por lo que lograr la combinación adecuada es difícil.
Abasota, conocida también como Gaviotos, es una derecha que rompe en el municipio vizcaíno de Getxo, frente al puerto de Bilbao y en la desembocadura de la ría del Nervión.
Abasota. Getxo, Euskadi WU PHOTO © Willy Uribe
La derecha de Abasota, unos cientos de metros delante de Jefrys y envueltas ambas en el tinglado portuario, con los barcos entrando y saliendo a escasos trescientos metros, es una delicia para la vista si consideramos únicamente la línea de la rompiente, casi el típico point break californiano. Es además una ola fuerte, con un fondo sólido de piedras y lajas de roca. Fuerte también por aguantar tantos diques de protección y carga a lo largo de los últimos cien años, tanto encauzamiento de las aguas, tanto movimiento aleatorio de arena, tierra y fangos.