Unas pocas notas sobre Australia

El culto a la Naturaleza está muy presente en la población originaria de Australia.
Australia tiene dieciocho mil kilómetros de costa y un millón de surfistas. Sacando cuentas tocan a cincuenta y cinco surfistas por kilómetro. Y no es sólo un truco estadístico, el 90% de la población vive en la costa.
Hay 325.000 habitantes indígenas. Nosotros los conocemos como aborígenes. En 1992 (¡…!) los tribunales australianos anularon el decreto de Terra Nullius. Según dicho decreto se establecía que Australia no pertenecía a nadie cuando llegaron los colonizadores europeos. Se olvidaron de golpe los 40.000 años de permanencia indígena en el continente.
Según la enciclopedia del surf de Matt Warshaw las olas más conocidas de Australia son: Noosa, Burleigh Heads y Kirra (Queensland) Lennox Heads, Narrabeen y Manly Beach (Nueva Gales del Sur) Bells Beach (Victoria) Cactus (Sur de Australia) y Margaret River (Oeste de Australia). Aunque los australianos ya jugaban con las olas desde comienzos del S.XX, fue Duke Kahanamoku quien en 1914 les mostró los principios del surf, tal y como lo conocemos. Algo que a los australianos les cuesta reconocer. Más aún que fueran surfistas californianos quienes dieran un definitivo impulso al deporte al introducir en 1955 las tablas de madera de balsa.



I´m an Australian born and bred

Long in the leg

And thick in the head

(Anónimo)
Los australianos, tan lejos de todo, son muy aficionados a crear su propio argot, sus propios usos del lenguaje. Aquí unas muestras para que, si vas allí, sepas cómo te califican en el pub de turno:
  • Bonzer… Excelente
  • Bludger…Impostor
  • Cobber… Colega
  • Cocky…. Presuntuoso
  • Galah….. Imbécil
  • Ocker…… Auténtico
Una idea común entre los primeros colonizadores europeos en Australia era la existencia de un gran mar interior. Al ser el interior del continente una zona desértica, la búsqueda de agua fue un elemento fundamental para las exploraciones. Un uso muy extendido entre los exploradores era la captura de indígenas para obligarles a comer sal y que el tormento de la sed les llevara a desvelar sus pequeños oasis y depósitos de agua.
Rodadas en la cercanías del Cabo Leeuwin, Wes Australia.



Es maravilloso no tener trabajo.

Sestear en los muelles de Sydney

Y despertar al día siguiente

Para dormir de nuevo.

Es maravilloso.

(A.B. “Banjo” Paterson. 1864-1941)
Ned Kelly es el fuera de la ley más famoso de Australia. Lo ejecutaron en la cárcel de Melbourne en 1880. Tanto su padre como su madre también conocieron la vida carcelaria. El día de su ejecución cuatro mil personas se congregaron frente a los muros de la cárcel para expresarle su apoyo. Ned Kelly robó, extorsionó y mató, pero sobre todo se rebeló contra las leyes británicas. Hoy en día, más que como un bandido, se le considera como un héroe revolucionario. Cerca de Melbourne asaltó un banco, desvalijó la caja fuerte y después se tomó tiempo para quemar los archivos de los préstamos. Quienes solicitaron un crédito allí no tuvieron que devolverlo.
Australia, un país-continente con una variedad biológica asombrosa, tiene once espacios catalogados como Patrimonio de la Humanidad. Son muy conocidos la gran roca de Uluru, casi en el centro geográfico del país y con gran significado espiritual para la población indígena, o la Gran Barrera de Arrecifes, al norte de Queensland. Pero no menos interesantes son la isla de Lord Howe, un espacio natural a 800 Km al este de Sydney privilegiado por su aislamiento, Shark Bay, donde se encuentran algas consideradas como la forma de vida más antigua de la tierra, o la gran isla de Tasmania, con los árboles más viejos del mundo. Y es que Australia, aunque fue la última tierra descubierta, es la tierra más antigua del planeta.