Surf en la costa norte. Ven en Invierno

La costa norte española es una de las costas europeas con mayores posibilidades para el surf. Claro que, para acercarse a ella desde el extranjero, uno debe dejar de lado todos los tópicos al uso sobre la cultura española de toros y flamenco. Las comunidades autónomas de Euskadi, Cantabria, Asturias y Galicia, tanto en paisaje como en cultura, están mucho más unidas a la Europa atlántica que a la mediterránea.
Aún quedan tramos de costa con poca densidad surfera. WU PHOTO © Willy Uribe
Es durante el invierno y el final del otoño cuando el mar mejor funciona, cuando tiene más fuerza y los vientos del cuadrante sur le dan el mejor aspecto posible. En verano el surf está camuflado entre veraneantes, turistas y competiciones de surf, los precios suben y las carreteras se atascan. El verano es una buena época para las fiestas, el vacile y para surfear medio metro entre cien surfistas más, pero si se quieren buenas olas lo obligado es el invierno y el final del otoño. Mundaka, la joya de la corona, casi desaparece en primavera y verano, lo mismo que Rodiles y otros muchos lugares. En invierno el espacio parece dilatarse. El verde de los campos te alegra la vista y te sosiega el alma, el frío te espabila y las olas te llenan de verdad. Con la llegada de mares casi de continuo, las posibilidades de seleccionar aumentan; mar, viento y marea pueden combinarse de muchos modos a lo largo de una costa que toma direcciones variadas, sobre todo en Galicia.
.
Este es también un lugar en el que aún cabe el descubrimiento. Por su carácter montañoso y accidentado, hay muchos tramos de costa alejados de las carreteras y de los núcleos surferos más importantes. Al fin y al cabo una ola apenas ocupa espacio. Puede estar esperando escondida tras una punta o al pie de un acantilado, en una marea baja, con tal o cual dirección de mar. Seguramente no será un lugar con un acceso cómodo, pero el resultado puede ser muy gratificante, porque además del recuerdo de las buenas olas siempre quedará el placer de la búsqueda.

Comments

  1. Has puesto en palabras lo que experimenté esta semana santa en Cantabria. Nunca había subido en estas fechas y la sensación fue increíble: olas más potentes que en verano, no tanta gente, parkings vacíos, traje mojado, mañanas frías, bares tranquilos, cafés con leches gigantes (bueno, eso sí que es igual en verano jeje)

    Este verano toca volver a tus tierras, pero creo que será Galicia la elegida (vino turbio y ondiñas)

    Un saludo!
    Antuan