80 Longboarders y una libreta

Acogiéndome a la poco imaginativa y poco esforzada cultura del revival, me permito reproducir la crónica del…

II FESTIVAL LONGBOARD. MEMORIAL RODRIGO SUAREZ, RODRO
Salinas. Castrillón. Asturias. Agosto 2003

Gracias a Rodro

No conocí a Rodro, pero estoy seguro de que fue alguien especial porque su recuerdo congregó en Salinas a la mayor cantidad de longboarders que he visto en mi vida. 72 participantes y algunos más hasta sumar ochenta. Allá donde esté, seguro que Rodro se echó unas risas y puede que incluso hinchara el alma de orgullo. Su segundo memorial puede considerarse ya como la puesta de largo del longboard en el estado español.
La cosa ya venía rodada gracias a los dos festivales del año pasado de Los Locos y Salinas. Incluso este año, el II Longboard Festival de Los Locos fue un subidón de buenas olas, mucho nivel y alta participación. Pero ha sido en este II Longboard Festival Memorial Rodro, de Salinas, cuando la cosa ha tomado un carácter definitivo. El trabajo vigoroso e incipiente de la ACL (Asociación de Clubes de Longboard), sumado al quehacer silencioso de longboarders anónimos durante los años oscuros del tablón, han fructificado en Salinas.

Hang-five. Beau Young. Salinas Longboard Festival. WU PHOTO © Willy Uribe¿Qué sucedió en Salinas?

Todo lo que he comentado no serviría de nada sin dos factores fundamentales: las olas y el buen tiempo. Su presencia durante tres días seguidos fue un primer premio en la lotería, pero lo que dio el verdadero éxito al Festival fue la pedrea. Todos esos pequeños detalles que van sumándose poco a poco hasta formar un cuerpo sólido, casi perfecto. Tirando de libreta recordaré unos pocos:
  • Pepe Hevia al micrófono. Con sus comentarios, el Jueves sacaría un número especial.
  • Las municipales de Salinas dejaron bien alto el escudo del cuerpo de la guardia urbana. Kepa Álvarez, del cuerpo de bomberos, les inició en el arte de las tablas grandes.
  • La tradicional fotona se alargó por la orilla unos cuantos metros. Ninguna playa cantábrica había soportado hasta ese momento tal cantidad de longboarders juntos.
  • El parking se petó de furgonas, autocaravanas y un potroso Opel Astra que ya me tiene con tortícolis. La mejor de todas, por lo emocionado que está el tío y lo pronto que la va a amortizar, fue la VW de Ivan Uroz Siko y Carmen, los únicos longboarders andaluces que se cruzaron la península.
  • Las fabes eran de lata, La Tila y Litoral… pero sí, estaban buenas… coño Clodo, tenía que ponerlo. Supongo que en la Rule aceptarán tu carta de disculpa.
  • La sidra en cambio estaba de morirse. ¿Cuántos litros nos bebimos? Creo que el record quedó en ciento cincuenta litros en veinte minutos. Clodo, en tu carta de disculpa por lo de las fabes puedes poner la cantidad exacta.
  • Las barbacoas, que hubo dos y bien grasientas, no dejaron a nadie sin su ración de costillas y su par de salchichas… ye, o que comu, o criu…
  • La queimada de Moncho Borrazas la noche del sábado… no sé qué le puso pero… bebí un solo trago y me bastó.
  • La elevada presencia de mujeres guapísimas y lo agradable que se hace la moda de los tops pegaditos. Todas ellas bailaban descalzas sobre la arena mientras a sus pies la testosterona formaba pequeñas lagunas.
  • El gorro de cocinero de Claudio Aznar a los mandos de la barbaquiú y su pase de diapositivas históricas del surf en Salinas. Un revival en blanco y negro desde 1981 hasta la actualidad.
  • El bus que se va a contratar para ir a Sitges a la siguiente prueba de la ACL. Al loro la comunidad gay, que van para allí un montón de aldeanos del Cantábrico.
  • Las virguerías que se curró, tanto en las olas como a pie de farra, el longboarder canario Gustavo Medina. Ponía los diez dedos y las dos manos igual de bien.
  • La sesión libre que Ibon Amatriain y Oscar Gómez disfrutaron a solas en un complicado pico cercano a Salinas la tarde del sábado.
  • El buenísimo nivel de Paulino Cavielles y Ricardo Fdz. Palomeque, los dos longboarders asturianos con mejor hacer. Ricardo quedó segundo en el pasado II Festival de Los Locos y Paulino, actual campeón de Asturias de longboard, primero en la categoría de social en Salinas.
  • La fuerza de Marc Naya. Su habilidad surfeando también, pero sobre todo su fuerza y su remada. Es el actual campeón de paddleboard de Cantabria y ganó de sobra la prueba de remada en Salinas.
  • El aguante físico de Ibon Amatriain y Kepa Álvarez, cada uno llegó a dos finales. Sólo Kepa ganó una, la de longboard open, pero la resistencia de ambos quedó bien patente.
  • Los problemas para remontar de algunos longboarders. Durante la tarde del sábado y el domingo el mar formaba un par de sólidas barras de espuma complicando la entrada. Unas cuantas mangas de trials se quedaron en cuadro debido a la renuncia de algunos surfistas a surfear en “tales” condiciones. Menos sidra, menos salchicha y a empujar.
  • El coche de Nacho Solís, Chuquito, un VW clásico procedente de una plantación de cacao de Guinea Ecuatorial y conservado entre algodones. Si juntamos el look de Nacho, su buga, su tablón Bilbo del 64, los ochenta tablones restantes, las furgos y las olas que rompían, el asunto parecía más la California hipilongui del 65, que la Asturias post-reconversión del 03.
  • La colaboración entre la ACL y las federaciones española y asturiana de surf. El equipo técnico y los jueces funcionaron sin problemas. Algo complicado en un Festival que superó las inscripciones previstas, que también acogió una prueba open de surf y que en ocasiones tuvo que recurrir al sistema de doble pico.
  • El pase del paseo. Durante tres días, el paseo que recorre la playa de Salinas fue escenario de un agitado movimiento de cuellos, de un alegre silbar de silbidos, de un coro de exclamaciones. Le pregunté a Pepe Hevia donde había conseguido tantas extras, pero se guardó el secreto.
  • Las historias que Moncho Borrazas narraba sobre su trabajo. Tenía que haberle robado el micro a Pepe Hevia para dar otra dimensión al festival. Moncho es actor porno y su nombre artístico es Ramón Nomar, seguro que le habéis visto en alguna peli… haced memoria…
  • El premio al peor del campeonato se lo lleva Qulón para Vitoria. Escribo su nick del foro de surfobsesion.com porque no recuerdo su nombre, cosa normal en mi libreta y que Qulón sabrá disculpar. El tío salió del agua con puntos negativos, la única ola que cogió fue una interferencia… casi mejor en el anonimato.
  • La agradable presencia en Salinas de Nacho Susaeta y Nueve. Nacho es un longboarder de la Triangular, surfista del alma, y Nueve un longboarder madrileño rey del foro de surfobsesion.com… escribe tanto que a veces llego a pensar si no estará en nómina como animador.
  • La prueba de tablas retro discurrió en la arena y consistió en la evaluación de cada tabla por parte de un grupo de sabios. Ganó un twinfinn Barland propiedad de David Tye y en excelente estado de conservación. Segunda fue una Lighting Bolt de Aitor Francesena, Gallo, y tercero el viejo longboard Bilbo de Chuquito, todo un respetable abuelo.
  • El codo roto de Toni Triguero tras un encontronazo en el agua con otro surfista. Sus rabiosos gritos de dolor al ver las olas que se perdía quedaron recompensados en la entrega de premios; el hombre se llevó para Barcelona uno de los longboards que se rifaban.
  • Las olas de más de dos metros que Babi, un surfero de San Juan, disfrutó en solitario en el Espartal la tarde del sábado. Espiándole con el teleobjetivo observé  una clásica estampa de tranquilidad y buen surfing. Usaba un longboard, claro.

Página oficial del Festival de Longboard de Salinas.