Hay otro muros, pero el del Pasillo ya es un clásico

En Los Locos era y es una roca plana y grande en el límite de las mareas y junto al tramo final del sendero de acceso a la playa. En La Triangular existe el “murito”, asiento de posaderas frente a la única ola de derechas que rompe de izquierdas y altar mayor de una tropa incalificable. En Gros, algo tan nítido y referencial y desaparecido como “el muro de Gros”. En Santa Marina, un pequeño parking en Loredo hace las veces de punto de encuentro en los días grandes. En Mundaka descansan los bancos de la atalaia, una de las panorámicas más hermosas de la geografía surfera. Y en Zarautz cada tribu tiene su txoko a lo largo del paseo, con su topónimo característico.
Chiringuito y muro del Pasillo, hacia 1986. Sopela. Euskadi. WU PHOTO © Willy Uribe
Son lugares de reunión de algunos surferos, no de todos, porque sé muy bien que hay gente que huye de estas confluencias y va por libre. Son miradores donde fluyen las historias en las que uno lucha por desentrañar la realidad del adorno, donde se muestran las tablas nuevas, donde se juzga el surf de los demás, donde se pasa el tiempo entre marea y marea o se espera a que el mar rompa el platazo en el que está sumergido.
El muro del Pasillo, mientras duró, fue un muro veraniego. Un muro de mampostería sólido y alto en cuya parte superior, Carlos Martínez Rivas levantó un chiringuito de madera que tomó el único nombre posible: El Pasillo. Nombre que, a su vez, nace de la disposición que toman las rocas y la arena en esta parte oeste de la playa de Sopelana. En la segunda mitad de los años ochenta, el muro y el chiringuito se convirtieron en un lugar imán donde la gente vivía el verano de modo despreocupado, como focas al sol en su piedra favorita, felices por el calor del sol y flirteando en el seno de la manada.
Anuncios

Comments

  1. Anonymous says:

    Todavía recuerdo bien a Álvaro Ochoa (Abo), saltar de espaldas desde el murete del bar de Carlos hasta la playa dando una voltereta de saltimbanqui; también lo hacía desde el borde del parking (donde estaba la caseta de helados), que estaba bastante más alto. Si no me equivoco, en un tres60 salió una secuencia completa del salto. El Salu2 cordiales. Brn.

  2. Willy Uribe says:

    A mí me parecía un rollo casi suicida, sobre todo en la esquina del parking que comentas. Voy a echar un vistazo a las T60…

    Salutti!

  3. Anonymous says:

    Yo recuerdo una de las innumerables fiestas veraniegas que se hacían en el pasillo en la Humberto "hombro" daba la vuelta a las chuletas de una parrilla con las manos mientras sonaba Pink houses de john Cugar en un radio casete de coche acoplado al chiringuito…

  4. Anonymous says:

    Hola,
    Estamos intentando localizar fotos de el pasillo. La verdad es que la información no abunda y en cambio los buenos recuerdos de la zona si. ¿sábes donde se pueden localizar mas? ¿la foto de que año es?

    En cuanto a las anecdotas que comentais sobre el pasillo, lo hemos visto pero eramos mas jóvenes, que le vamos a hacer.

    Una nota, creo que así como el bar Surf y la zona derruida no se echa de menos El Pasillo si. Ya podía volver. QUE VUELVA EL BOTIJO!!

    Bueno gracias por la atención y por dejar estas fotos para que todos disfrutemos.

  5. Willy Uribe says:

    La foto es del año 1986, aprox. En el bar El Pasillo puedes ver alguna más. E historias todas, claro. Mucha de la gente de hace veinte años aún está por allí (y me incluyo, claro, animales de costumbres).

    Y gracias por lo del botijo, no lo recordaba y mira tú que fue algo así como un Totem del lugar.

    De lo que me arrepiento es de no haber sacado más fotografías del garito y la tropa.