Tom Wegener y las tablas de surf alaia

– Una buena tarde la de ayer, ¿no Larry?

– Sabes que sí, Bertleman.

– La Triangular, surf al atardecer, viejos amigos que hace tiempo que no ves y otros nuevos que caen a la mochila, unas birritas antes de cenar, joder, ni tan mal…

– No sé a dónde coño quieres llegar, Bertleman, pero sé que huele mal. Y además, te olvidas de lo más importante.

– Lo más importante es que vives como un marqués, Larry, que no das un palo al agua.

– Lo más importante es que ayer conocí a un artesano que para surfear no necesita ni el poliuretano ni la fibra de vidrio ni el poliester. Se llamaTom Wegener, es mitad australiano mitad californiano y fabrica y usa tablas de madera al estilo hawaiano. Salva Artaza sabe un huevo de este tipo de tablas y me lo ha explicado en un plis plas. Si los reyes y potentados hawaianos surfeaban con las tablas llamadas olo, el pueblo llano usaba las denominadas alaia, que son las que fabrica Tom. Se usa madera de paulonia, ligera y de gran flotabilidad e importada de Asia, donde los árboles crecen en plantaciones legales y con ánimo de sostenibilidad.

– No jodas, Larry ¿La vena ecológica tú?

– La sentimental tan solo. El asunto me ha recordado a cómo se lo curraban Diego Garteiz y Javi Labad con el planking, poniéndoles quillas con tornillos y entrando gordote en la Triangular. Y más atrás en el tiempo aún, a cuánto planking chupamos porque no había dinero para una tabla de verdad y nos enfurecía, pero en realidad ya teníamos el surf en nuestras venas, aunque no nos diéramos cuenta. Entonces, ver a ese hombre, a Tom Wegener, me ha dado una envidia del carajo. Me he sentido inútil, a expensas de los demás, pendiente del poliuretano, la fibra y el poliester, de que otros lo hagan por mí. Toda mi vida he sido un inútil con las manualidades, ni siquiera logro cortar el cello en condiciones. Ver cómo manejaba ese tío el cepillo sobre un material tan noble como la madera me ha puesto los pelos de punta. Como si la textura de la madera y las virutas del cepillo me lanzaran a otra dimensión sensitiva. Y como guinda pude abrazar a Eulogio Barandiaran después de mucho tiempo sin saber de él. El hombre ha estado rulando por China durante cuatro años. El tío, tan grande y tan guapo en un país con gente tan pequeña y tan simétrica.

– Ha debido estar bien, sin duda.

– Me ha emocionado. ¿Soy muy sensible, Bertleman?

– En absoluto, Larry, eres un hijo de puta y yo siempre estaré a tu lado.

Tom Wegener. WU PHOTO © Willy Uribe

Tom Wegener surfeando en La Triangular. WU PHOTO © Willy Uribe

Comments

  1. Anonymous says:

    gracias, señor Uribe
    vivo en Madrid y no piso la playa desde hace meses estas cosillas son siempre bienvenidas
    por cierto, la Uribe Kosta es suya?

  2. POr mucho que lo intento no logro entender esta "fiebre alaiaina", es como si los pilotos de carreras les diera por utilizar "Seiscientos" en su tiempo libre….Aunque bien mirado se iban a divertir un rato…je…
    Un saludooo…

  3. Willy Uribe says:

    pues eso… diversion, alaia alai… y demostrar que la química no es del todo necesaria para deslizarse.

  4. Hola Eulogio Barandiarán!!!

    estoy dejando cosas finiquitadas del 2009, por aquello del Karma…y te debo unas fotos de madalenas09
    eramos 2 neskas una rubia y otra morena…vimo a tu amigo el otro dia en el concert de GilbertoGil!
    perdi tu mail , mi tfno…en fin …una larga historia.
    si tapetce tener las fotos ( chulas están ) pues te paso mi mail martadebilbao@hotmail.com ó tfn 616 446672 y te las hago llegar
    besos y te deseo un 2010 saludable y feliz! Un abrazo, Marta

Trackbacks