Surfari a El Brusco en 1987

El Brusco. Cantabria

Descubrí las olas de El Brusco a comienzos de los ochenta, en uno de esos viajes adolescentes de descubrimiento de la costa que tan bien guiaba Álvaro Deprit, unos pocos años mayor que nosotros y buen conocedor de la zona. También andaban por allí los mayores de los hermanos Vilallonga; Patxi, Pedro, Íñigo y Rafa. Creo que en aquellos años aún estaba plantado en la playa de Ris un autobús que hacía de bareto. veraniego.

El Brusco, 1987. Noja, Cantabria. WU PHOTO © Willy Uribe

El viaje desde Algorta llevaba su tiempo. Con el trámite del Puente Colgante y la única opción de la N-634, llegar hasta Noja suponía una hora larga, bastante más si la carretera estaba de bote en bote, algo habitual. La joya era El brusco, pero también le dábamos a Ris, Ajo, Antuerta e incluso Galizano algunas veces.

Tengo unos recuerdos estupendos de aquellos años en la costa de Noja, más aún cuando las últimas veces que me he acercado a El Brusco la cantidad de gente rondando los picos me ha echado para atrás. Entonces era muy normal llegar allí y no ver a nadie. En esta sesión de 1987, de la que os muestro algunas fotos, estábamos solos. En el agua estuvieron Íñigo Vilallonga, Antonio Vázquez “Borlas”, Homero Zarate, Pablo Viar y Pablo Basterra. Integrales Seland de recio neopreno y tablas Génesis y Bong (marca creada por Diego Sarmiento y donde Bruce Smith shapeó sus primeras tablas en España).

Que buenas tío. Tengo la que salgo yo, en papel. Me la pasaste en su día, pero no conocía el resto. Como bien dice el comentario las fotos son una joya. La de Pablo Viar es con la Ben Aipa ¿no? Qué buenos  tiempos. Como bien has comentado alguna vez, somos surfers de los 80.

Íñigo Vilallonga.

Iñigo VilallongaPablo ViarPalacio en Noja, Cantabria.

Anuncios

Comments

  1. Me imagino la satisfacción que tiene que dar recordar todas esas aventuras… por aquel entonces yo tendría 4 años y no sabía lo que era el surf, me gustaría vivir esas épocas en las que las playas eran vírgenes y no estaban saturadas de gente.
    La fotografia tiene un valor incalculable.

    Un abrazo willy, espero leer otro libro tuyo en breves.

  2. Tú no te preocupes, que dentro de veinte años lo que tenemos hoy en cuanto a gente te parecerá un paraíso. Y también guardarás imágenes con su carga de años.
    En realidad no es más que ir haciéndose viejo e intentar disfrutarlo.

    ¡Salud, amigo!

  3. Muchas gracias por ponerme de enlace en tu blog, es un orgullo para mi, un blog humilde, de la playa de Laga, sin aspiraciones, pero intentándolo hacerlo interesante, reflexivo, y divertido.
    M encantan esas fotos de los 80, huelen a otra época, tal vez mejor, tal vez no…
    El libro lo tengo medio parado, falta de tiempo, pero sobre todo, y me ha sorprendido, falta de inspiración.
    Un saludo.

  4. uno del sur-f says:

    Juer !! qué bueno !! los neoprenos de aquella epoca eran como el esparto pa la piel… y esos colores fosforitos, que por cierto tengo yo colgada en la pared una bruce smitch del ochenta y algo yo calculo por lo gorda que es y fosforita.

    Buenos minirepor gran wi.

  5. Pápa, ¿i la brusmid esa del chi no la podemo llevá pa la chatarra?
    No hiho, esa va paun museos que vanacer nen el norte…