Finales de los ochenta en Zarautz

Continuo enfrascado en el archivo. Es tal el caos que tengo que enderezar que tan pronto estoy en Peniche como salto a Sopelana pasando por Costa Rica, con escalas en Famara y Tombuctú, que es un decir, ya que no he estado allí en mi vida. Es tan divertido el viaje que me estoy metiendo que tentado me siento de dejar el archivo tal y como está, en este sorprendente desorden.

Surferos en Zarautz, Euskadi. WU PHOTO © Willy Uribe

La imagen que publico junto a estas líneas está tomada a finales de los ochenta en Zarautz. Siempre he querido creer que son locales de la playa. Muestran decisión a la hora de entrar al agua porque saben dónde van y conocen el lugar de sobra. El pincho Essus que lleva el último de la fila me sugiere que aún eran tiempos en los que algunos entraban al agua con lo que tuvieran a mano, que aún no se disponían de quivers holgados. El primero del grupo, el líder, otro decir, lleva un traje West, una marca que estuvo muy extendida por Euskadi durante esos años y gran parte de los noventa. Los forros fosforitos de los neoprenos marcan una época, y eso se encarga de demostrarlo el surfero que va en medio. En cuanto al último, el que lleva la tabla con la que se metía a lo que hubiera, viste de riguroso negro. Incluso puede que el tío le diera de vez en cuando a Roka Puta y Deba, y con esa misma tabla, claro. Cosas del tiempo.

Comments

  1. Hey Willy, el último lleva guantes de esos para remar!!!
    imagen 200% ochentera….

  2. Cierto, Chuk. Me había fijado en que algo llevaba, pero no caía en qué podía ser. Con esos guantes remabas más y te desfondabas el doble. También te comento que me acabas de aparecer en una diapositiva; botton de espaldas, estilo despreocupado, clásico, una de Nash…

  3. uno del sur-f chinelas says:

    foto tomada desde el agua en aquellos tiempos que tirabas desde el agua ?? o eso empezó más tarde ?

    Se agradece un viaje desordenado como la vida misma.

  4. No está tomada desde el agua, Chi, sino desde la orilla. Supongo que sería marea baja. A entrar al agua para sacar fotos empecé a mediados de los ochenta con un guante Ewamarine, que es un sistema estanco básico, efectivo y un tanto peligroso, porque tu cámara puede acabar tocada y hundida… que es lo que me ocurrió, claro.

    Saludos al viejo Clint, allá por aquel chiringuito donde tan suculentos pinchos de tortilla nos comimos usted y yo.

  5. uno del sur-f chinelas says:

    Coño !! pues no hace mucho anduvo por almeria el señor clint rememorando viejos tiempos.

    Van a remasterizar una peli ahora unos gitanillos de aquí; la que se llamaba por un puñado de dolares y creo que se va a llamar por un puñao de parné. :-))

    Wi, a ver si en lugar de aquella carcasa de la que hablas le colocaste el envoltorio del juego de aquellos entonces que se llamaba hundir la flota…

  6. Joder que susto no? esas apariciones, aunque sean a traves de diapos, tienen que ser la leche!!!
    espero ansioso por ella…

  7. Puedo contar con pelos y señales la historia de la foto ya que a esos tres los conozco muy bien… y hasta es probable que delante o detrás de ellos fuera yo mismo corriendo al pico. Me gusta mucho el texto de Willy y la verdad es que ha dado en el clavo en casi en todo… pero como veréis la historia real es un poco más PERRA (como la vida misma).

    “La imagen que publico junto a estas líneas está tomada a finales de los ochenta en Zarautz. Siempre he querido creer que son locales de la playa” Si, los tres son locales nacidos y crecidos en Zarautz.

    “Muestran decisión a la hora de entrar al agua porque saben dónde van y conocen el lugar de sobra” Todos de mi cuadrilla de la época… los habituales de la zona que en Zarautz que se conoce como el pico de Muskaria, entrando directos a “su” pico un día de mediados de Otoño (seguramente)

    “El pincho Essus que lleva el último de la fila me sugiere que aún eran tiempos en los que algunos entraban al agua con lo que tuvieran a mano, que aún no se disponían de quivers holgados” Je! Mas o menos clavada… ese pincho fue la primera tabla (y por supuesto la única durante muchos años) de Oscar, otro amigo y después la heredo ANTONIO (el de la foto que en esos tiempos empezaba a andar con nosotros y también a surfear). En el caso de Oscar marco su surf para siempre ya que ha sido el más tamañero de todos y aunque ahora le ha dado la fiebre del parapente durante años solo aparecía para surfear los días grandes. La ultima frase: “Incluso puede que el tío le diera de vez en cuando a Roka Puta y Deba, y con esa misma tabla, claro. Cosas del tiempo.” se le aplicaría a el directamente… aunque en aquellos tiempos los spots de tamaño de moda eran mas bien Karramarro y Motriko.

    “El primero del grupo, el líder, otro decir, lleva un traje West, una marca que estuvo muy extendida por Euskadi durante esos años y gran parte de los noventa”
    Gerardo Landa (Gerar´s). Autentico guindilla-surfero-skater radikal, al mas puro estilo Richie Collins (solo floaters skateros y giros derrapados a media pared)… je je je. Artesano de las reparaciones trabajo mucho con Gallo en su caserío-taller e incluso hizo sus pinitos como shaper particular de la cuadrilla con varios “prototipos” que iban de maravilla.
    Los trajes West eran lo mas de lo mas entonces… los primeros 3/2… con los que pasabas todo el invierno con o sin chaquetilla adicional debajo…

    “Los forros fosforitos de los neoprenos marcan una época, y eso se encarga de demostrarlo el surfero que va en medio” Dan. Ahora es un abogado que viste de corbata (J) pero entonces daba el clásico estereotipo surfero de la época muy yuppie californiano… melena rubia camiseta blanca de tirantes y gafas Oackley tipo ciclista…
    La tabla SPECTRUM otro clásico de finales de los 80…

    “En cuanto al último, el que lleva la tabla con la que se metía a lo que hubiera, viste de riguroso negro” ANTONIO, un tío excepcional… con una situación familiar muy difícil tuvo que pelear desde demasiado pronto para poder tirar para adelante, currando mucho… aun así termino los estudios y acababa de conseguir una beca muy buena para estudiar biología en Bilbao (quería ser biólogo marino por supuesto!) cuando un grandísimo hijo de puta le atropello una noche oscura cuando hacia dedo, tras acompañar a su novia a Aginaga en el ultimo autobús. El muy carbón se dio a la fuga (nunca mas se supo) dejándole tirado como a un perro.

    Como veis la historia real no tiene final feliz…

    Gracias WILLY por la foto y el recuerdo!

    Un abrazo,

  8. Gracias a ti por colocar la foto en su momento y lugar, y de tan buen modo.

    Una gozada leerlo, una putada el final.

    Un fuerte abrazo y gracias de nuevo.

  9. juer pedrua , increible relato, se me han puesto los pelos de punta.

  10. Vaya tiempos, que recuerdos,ese Antonio. Como pasa el tiempo