Mario Muchnik sabe y opina sobre fotografía

El pixel barrió al haluro

Acabo de leer en el número 147 de Revista de Libros, de marzo de 2009, un artículo de Mario Muchnik, editor y fotógrafo. Se titula Dos o tres cosas que sé de fotografía y es un texto jugoso y comprometido. Jugoso por las enseñanzas y temas de reflexión que pueden extraerse y comprometido por algunas de las opiniones que expone. Extraigo algunas de ellas porque estoy seguro de que serán interesantes para todos aquellos que disfrutamos de algo ya tan cotidiano y vulgar como hacer fotos.

La fotografía es tanto peor cuanto más pretende acercarse al arte; el arte es tanto mejor cuanto más se aleja de la fotografía. El aforismo resulta sospechoso a no ser que su punto de partida sea la célebre consideración epistemológica de Henri Cartier-Bresson: la fotografía no es un arte sino una artesanía.

¿Qué puede hacer la fotografía en color que no pueda hacer la fotografía en blanco y negro? Aquí la respuesta es una afirmación, todo lo que hace el color, mejor lo hace el blanco y negro.

El creador, si es válido, lleva la teoría incorporada en sí de manera inconsciente, y la utiliza conscientemente al final para corregir el tiro.

Todos los fotógrafos, si quieren, pueden fotografiar gente. Son pocos los que quieren y pueden fotografiar personas.

De lo que nadie duda es de que, en el ámbito de la foto digital, pocas fotos memorables se han tomado. Y es que toda foto digna del adjetivo memorable se caracteriza por dos aspectos no digitalizables: su significado humano y su encuadre.

Además, Mario Muchnik inserta en su pequeño ensayo fotográfico lo que llama Tres lecciones y media de fotografía, que son:

  • La importancia de pasar desapercibido.
  • Puestos a sacrificar, sacrificar lo secundario.
  • El contenido humano prima sobre los contenidos formales.

La media lección la aprendió de Cartier-Bresson.

  • Es el encuadre lo que dicta el gesto, no el gesto lo que dicta el encuadre.

Comments

  1. Muy bueno el artículo, lástima que la versión digital que he encontrado viene sin las fotos a las que va haciendo referencia, en cualquier caso una estupenda lectura, gracias por compartirlo.

  2. Sencillamente impresionante. Se aprende más de joyas así que de cualquier manual. Además… Eso sí es saber poner título a un artículo!