Las proteínas como determinante histórico

Campesino y buey en Tamil Nadu, India. WU PHOTO © Willy Uribe

Soy un profano en muchas materias, pero eso no significa que no me interesen. La antropología, por ejemplo: Cómo funcionan y se desarrollan las diferentes culturas y sociedades de este planeta, por qué adoptamos determinadas costumbres y rechazamos otras, qué senda caminamos y hacia dónde vamos, etc.

Uno de los autores con más difusión entre el público no especializado es Marvin Harris, antropólogo estadounidense fallecido en 2001 e impulsor del materialismo cultural, un modo de análisis sociológico que considera que las culturas están determinadas por las condiciones materiales y ecológicas de su entorno.

Como ejemplo de su trabajo, reproduzco dos párrafos del capítulo titulado El origen de la vaca sagrada, correspondiente a su libro Caníbales y reyes. Los orígenes de las culturas (Alianza Editorial, 1987):

Si la vaca y no el buey es el símbolo de ahimsa, el carácter sagrado de la vida, quizá se deba a que es la vaca más que el buey la que corre peligro debido a la sensación de que es inútil. En tiempos de hambre, la vaca está más necesitada de la protección ritual que los bueyes de tiro. Pero desde el punto de vista de la reanudación de y continuidad del ciclo agrícola, la vaca es realmente más valiosa que el animal de tiro masculino. Aunque no es tan fuerte como un buey, en situaciones de emergencia puede tirar del arado así como reemplazar a los animales que mueren de sed y hambre. En consecuencia, la vaca debe ser tratada por obligación tan bien o mejor que el buey y, probablemente, a ello se debe que sea objeto de veneración ritual. Mahatma Gandhi sabía a qué se refería cuando afirmó que los hindúes adoraban a la vaca no sólo porque daba leche, sino porque hacía posible la agricultura.

Tanto los hindúes como los occidentales ven el los tabúes contra el consumo de carne en la India un triunfo de la moral sobre el apetito. Esta es, empero, una interpretación de los procesos culturales tan peligrosa como errónea. El vegetarianismo hindú no fue una vistoria del espíritu sobre la materia, sino de las fuerzas reproductivas sobre las productivas. …/… en la India, la intensificación de la producción, el agotamiento de los recursos naturales y el aumento de la densidad de población fueron empujados mucho más allá de los límites de crecimiento que en cualquier otra región del mundo preindustrial, con excepción del valle de México.

Y como epílogo de este post, e incluso del mismo libro, a mi entender, reproduzco otro pequeño párrafo:

Cuanto más rápidamente se industrialice el mundo subdesarrollado, más rápidamente deberá desarrollar el mundo industrial un nuevo modelo de producción.

Comments

  1. Lo mismo pasa en las playas, con las vacas sagradas digo. Buena toma Willy. http://www.myspace.com/puretones1