Surf en Bocas del Toro, Panamá

Surf Excelente en el Caribe

El archipiélago de Bocas del Toro se encuentra en el extremo occidental de Panamá, limitando con Costa Rica por su lado atlántico. Con un área superior a los 2000 km2 la región está considerada como una de las zonas con más valores ecológicos de Centroamérica. Es tierra de los indios Guaymies y Teribes, quienes debido al empuje de la población criolla y negra que acabó colonizando el lugar, optaron por un retiro discreto y silencioso, en ocasiones obligado. La United Fruit, la gran compañía norteamericana que “gobernó” Centroamérica durante muchos decenios, tuvo aquí una de sus bases principales. Enormes plantaciones de banano ocuparon algunas islas del archipiélago y numerosas tierras en el continente. Esa actividad determinó en mucho el desarrollo social, cultural y económico del lugar.  Aunque hoy en día ha perdido fuerza, todavía es, junto al turismo, una de las principales fuentes de ingresos.

Iker Fuentes surfing The Bluff. Bocas del Toro, Panamá. WU PHOTO © Willy Uribe

A simple vista, el Caribe no parece un lugar propicio para ir a coger olas. Un mar semi cerrado y relativamente pequeño que nos recuerda a un Mediterráneo tropical y que se encuentra alejado de las grandes borrascas del Atlántico. Pero el Caribe tiene vida propia y es capaz de generar bajas presiones muy intensas. Ese tipo de tormenta tropical que en muchas ocasiones deriva hacia el huracán y que envía olas enormes hacia la costa. Por su posición geográfica, el archipiélago de Bocas del Toro recoge esas olas con la suerte añadida de no estar en las rutas acostumbradas de los huracanes, que derivan más al norte. La isla Colón, donde se encuentra la ciudad de Bocas, es la principal, pero hay otras ocho islas mayores, cincuenta menores y multitud de cayos recubiertos por el manglar.

Street basquet. Bocas del Toro, Panama. WU PHOTO © Willy UribeLas olas conocidas apenas suman media docena, sin embargo hay bastantes más por explorar. Muchas de las rompientes descargan sobre coral, pero hay una en concreto, una ola de playa, que es turbia,  rápida, tubera y muy fuerte. Le llaman The Bluff y es una ola excelente, tal vez la mejor del archipiélago, que aguanta desde medio hasta cuatro metros pero que necesita un mar limpio para que estar en el agua no se convierta en un infierno. El movimiento de agua es muy intenso, no es un lugar para novatos. Se encuentra en Isla Colón, donde también se pueden surfear los picos de Dumpers y Paunch. En la pequeña isla de Careñeros rompe una deliciosa izquierda, larga y con algunas secciones tuberas. Tiene fama de ser una ola fácil y floja, pero no es cierto. Un poco más al oeste, en la isla de Bastimentos, aparece otra de las joyas surferas de Bocas del Toro: Silverback. Es la ola grande de la zona. Un bajo coralino con la forma precisa para hacer romper sobre él una masa de agua triangular que lanza su labio hacia delante creando tubos muy amplios. El lugar aguanta hasta los cinco metros y, al igual que todas las islas excepto la de Colón, sólo es accesible por mar. El archipiélago es una pequeña Venecia, casi todas las costas bajas del Caribe lo son, y el trasiego de lanchas y pequeñas canoas de una isla a otra es constante.

La ciudad de Bocas del Toro, el mejor lugar para encontrar alojamiento y el punto de partida hacia el resto del archipiélago, es un placer para aquellos que gustan de la vida en la calle y una compendio del espíritu caribeño. Partidos de baloncesto callejeros, jugadas de ajedrez en el parque Bolívar, pandillas de niños, viejos charlando a la entrada de sus casas. Todo ello envuelto entre el verdor de la vegetación, el variado colorido de las casas de madera y el suave lenguaje criollo de una población mayoritariamente mestiza.

Anuncios

Comments

  1. Y luego que nos vendan el gran sueño americano: dos coches, casa con piscina y ser miembro del club de golf (pero con 60 horas semanales en la oficina o avión aguantando sin descanso a petardos). La gente del caribe con poco son felices, el dinero no puede comprar ni el tiempo, ni la buena compañía.

    Panamá parece realmente un paraíso surfístico y natural. Gracias por contárnoslo.

  2. Aupa Willy

    petición que nada tiene que ver con el post, sorry. Es que no encuentro tu email. En tu blog anterior escribiste sobre unos tíos que diseñaron una tabla muy marciana (que parecía más un Snowboard)…¿recuerdas el nombre de la empresa?

    Gracias por tu help (por cierto, qué tubete tan delicioso…mmmm)

  3. Tengo ganas de ir por aquí. Habrá que mirar el precio de los vuelos, pero el lugar me atrae mucho-.

  4. Un sitio tranquilo y agradable… aunque habiendo estado allí tan solo una semana (y en plan surfero) seguro que hubo asuntos de los que ni me enteré.

    • Acabo de salir de Dumpers y no habia mucha cosa….Bluff hoy no funcionaba pero andan los locales hablando de una ola que hasta ahora no conocia (mi mujer es de aqui y ya son 5 años visitando esto). Mañana seguro no os cuento.