Cuarteles, un grave problema y poco más

Mohamed VI Western Sahara Occidental WU PHOTO © Willy Uribe

España fijó sus absurdos proyectos coloniales en Marruecos y el Sahara tras tener que marcharse de América debido a la pérdida de sus últimas colonias en esa orilla del Atlántico, en 1898. Los rescoldos del imperio perdido – hacía cientos de año de ello, en realidad – aún calentaban las mentes de algunos prebostes y militares en busca de gloria y, sobre todo, de hipotéticos beneficios económicos. No era posible que una España empobrecida y atrasada siguiera el camino de potencias como Gran Bretaña, Francia, Alemania o unos vigorosos Estados Unidos – que ya se lanzaban a la conquista del planeta tras birlar a los españoles Cuba, Puerto Rico y Filipinas -, pero se empeñó en ello y lo que logró fueron migajas. Piezas sueltas que no supo administrar y que a la postre se convertirían en meros establecimientos militares.

Tarfaya, Smara, Dakhla, El Aaiún y otras localidades de la antigua provincia española del Sahara tienen un inconfundible aire cuartelero, aumentado y actualizado en gran medida por la ocupación marroquí. Mucha gente vive en antiguos cuarteles españoles y los uniformes militares color oliva del ejército de Marruecos son constantes. Abandonando la calle principal el asfaltado desaparece y lo que se aprecia es un espacio de arrabal abandonado y, en bastantes lugares, sin infraestructuras básicas.

Cuarteles y un gran problema provocado por la espantada del Sahara Occidental y su entrega a Marruecos. Eso, y muy poco más, es la herencia que dejó España en las arenas del Sahara.

Related Articles

Comments

  1. Una necesaria explicación para todos aquellos que hablan, y hablan sin saber qué está ocurriendo de verdad en el aeropuerto de Arrecife.

  2. dHe came dancing across the water
    with his galeons and guns
    looking for the new world
    in that palace in the sun….
    Coretz The Killer
    NEIL YOUNG

  3. Mis padres me encargaron en El Aaiún, mi padre hizo la mili allá y mi madre se fue con él. Los tenía bien puestos! Incluso estuve a punto de nacer allí, pero con la marcha verde salieron por patas y ya vine al mundo en Tarragona.

    Preciosas fotos, ir allá es un viaje que tengo pendiente.