12 Destinos surferos

Hace unos pocos años trabajé elaborando una sección en una revista llamada Islas. Me sugirieron que escribiera una lista con una docena de destinos atractivos para los surfistas, lista que subo ahora a este blog a modo de información básica.

World map. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy Uribe

Islas Azores. Las fajas de la isla de Sao Jorge

Las fajas son terrenos llanos en la base de poderosos acantilados. La faja de Santo Cristo y la de Cubres son también un destino frecuentado por algunos surfistas viajeros. Un pequeño tesoro desconocido para muchos y con un paisaje sobrecogedor.

Islas Canarias. La Graciosa

La mayor de las islas del Archipiélago Chinijo, al norte de Lanzarote. En sus arrecifes volcánicos rompen olas perfectas y poco concurridas, aunque cada vez más conocidas. La Graciosa además está enclavada en un parque natural, y es de fácil acceso desde el puerto lanzaroteño de Orzola. Aguas azules, playas solitarias… y la apasionante historia de los piratas que frecuentaron sus costas.

Indonesia. Isla de Nias

Sacudida por terremotos, inundaciones, huracanes y una malaria endémica. Al sur de esta isla se localiza la bahía de Lagundry. En su arrecife exterior rompe una de las mejores olas del mundo. En las islas Hinako, a cinco horas en lancha de Nias, otra ola de calidad mundial también espera al surfista en el arrecife coralino del islote de Bawa. Pero no es un viaje fácil. Desde Europa hacen falta unos cinco días, los medios son muy precarios, el riesgo está ahí. El clásico surfari viajero donde uno se expone a todo lo que pueda llegar.

Indonesia. Isla de Bali

Una isla hinduista en el universo musulmán de Indonesia. Las olas de la península de Bukit, con Uluwatu como punto de referencia, son un lugar de encuentro de surferos de todo el mundo. Paisajes asombrosos, aromas y olores que perduran para siempre y, sobre todo, una población amable y dispuesta a echarte un cable… y un montón de policías dispuestos a sablearte si te pones a tiro.

Indonesia. Isla de Sumbawa

En la costa sur de Sumbawa, cerca de la localidad de Huu, una serie de arrecifes  de coral jalonan la costa. Frente a ellos, en la orilla y a lo largo de un estrecho camino costero, se extienden media docena de “complejos” de cabañas y pequeños hostales.  El típico lugar en el que un surfero tiene a mano, sin necesidad de vehículo alguno, unas cuantas olas de calidad. Un lugar que aparece en numerosas guías de surf, muy conocido por los surfistas y que, sin embargo, aún mantiene un pequeño aroma de lugar “secreto”.

Panamá. Bocas del Toro. Costa del Caribe

Aquí se rodó una serie de estas de supervivencia, la primera que se emitió en las televisiones españolas. Además de las olas, que son de calidad aun rompiendo en un mar pequeño como es el Caribe (las olas aquí provienen de los huracanes) el verdadero encanto de esta ciudad y esta área reside en sus habitantes. Hace años fue zona de influencia de la poderosa multinacional norteamericana United Fruit. De siempre tierra bananera, su población negra, mestiza y criolla, su vida en la calle, su idioma, su ritmo de llevar la vida, las construcciones de madera de la ciudad de Bocas, su color y su calor…

México. Puerto Escondido. Oaxaca

Uno de los puntos de referencia del surf en el continente americano. Olas sobre fondo de arena que rompen a escasos metros de la orilla. Aquí los surfistas vienen por los tubos que la playa de Zicatela es capaz de crear. Cavernas inmensas para envolverse en ellas, toda la fuerza del Pacífico y toda la salsa de México. El lugar es frecuentado por el turismo mexicano interior, principalmente gente de clase media-baja que contribuye a que el surfista pueda catar mejor al pueblo mexicano, sin hoteles de elite por ningún lado.

Australia. La Costa Oeste. Margaret River

Entre los cabos Leewin y Naturaliste, en el suroeste australiano, el Océano Indico descarga su fuerza contra una costa bella y despoblada catalogada en su mayoría como Parque Nacional. Entre los pequeños pueblos del entorno destaca Mrgaret River, famosa por sus viñedos, sus vacas… y entre los surfistas por sus olas. En un tramo de unos cien kilómetros se encuentran unas treinta olas, diez de ellas buenísimas. Pero también es el hogar del “hombre en el traje gris”, un eufemismo local para hablar del gran tiburón blanco. Exceptuando ese riesgo, el resto es tranquilidad y la zona no tiene nada que ver con el duro y desértico out-back australiano. Es un área boscosa, fértil y con grandes prados verdes. Un cierto aire mediterráneo flota en el ambiente. Su costa es grandiosa, en especial la playa de Contos, una de las playas con más encanto que he visto en mi vida.

Cabo de San Vicente. Portugal

En el extremo suroeste de la Península Ibérica, rondando el cabo de San Vicente, rompen una serie de olas que, sin alcanzar la alta calidad de otros lugares, ofrecen al surfista la posibilidad de un surf relajado y solitario. En medio de un paisaje aún poco explotado urbanísticamente hablando, el del Algarve occidental, la peculiaridad geográfica del cabo de San Vicente asegura que el viento siempre soplará de cara en alguna de sus orillas, con lo que el surfista puede encontrar olas resguardadas en condiciones de fuerte marejada.

Sahara Occidental

En una costa tan dilatada como es la del Sahara, las olas siempre están presentes. Un lugar donde la aventura te ronda de continuo, además de los controles policiales y militares. No es normal ver surfistas en unos lugares desde donde hasta hace poco las pateras salían hacia Canarias. A partir de Sidi Ifni, la costa se abre lineal e interminable hacia el sur. Hay que llevar de todo, agua, comida, combustible, material de acampada, etc. Chupar calor, algo de frío y arena de continuo, pero el resultado merece la pena. El Sahara es uno de esos lugares donde aún es posible surfear olas vírgenes.

Costa da Morte, Galicia

La Costa da Morte es el tramo de costa española donde el mar más se “mueve”. Frente a los miles de buques que transitan por las autovías del mar que rondan el Cabo de Finisterre, una serie de playas, bajíos y pequeñas rías, con sus diferentes orientaciones de mar y viento, forman la última frontera del surf en nuestro país. En pleno agosto, cuando otros lugares están a rebosar de gente cogiendo olas, esta zona ofrece olas y playas desiertas. ¡Qué decir entonces del invierno!

Hossegor, Las Landas

La meca del surf europeo. Sede de muchas compañías de material de surf y de ropa llamada de surf. Aunque en realidad es una playa de cientos de kilómetros de extensión, desde Capbreton hasta la desembocadura del río Garona, cerca de Burdeos, la zona de Hossegor constituye un tramo costero bien diferenciado. Frente a Hossegor viene a desembocar un gran cañón submarino que canaliza con brío toda la potencia del Golfo de Vizcaya. Aquí es posible contemplar olas de cuatro metros de altura rompiendo en la misma orilla, pero también suaves rompientes de un metro. La calidad de todas ellas siempre dependerá de la forma y disposición de los bancos de arena. Buen surf y, sobre todo, un babel surfero en los meses de verano… sobre todo de alemanes, bien podría decirse que es la mejor playa de Alemania.

Anuncios

Comments

  1. Asierillo says:

    Vaya, vaya…qué buenos recuerdos nos tienen que traer estos rincones a todos aquellos que alguna vez hemos tenido la suerte de practicar surfing en estas costas, desde luego tus fotografías Willy si que tienen mucho flow…

  2. Willy, el Sábado 30 y Domingo 31 de Enero estaré en Bilbao con mi Patri, con entradas para el guggen, ganas de conocer la ciudad y dos noches de hotel como unos señores. Estarás por ahí cerca?
    Un abrazo grande!Y ya te comentaré algo de la expo pronto!!