Surf en Puerto Rico

La isla de Puerto Rico fue conocida durante una época como el Hawaii del Atlántico, hasta que la mayor calidad y regularidad de las Islas Canarias le birló el calificativo. Con unos 190 km. de longitud y 70 km. de ancho, la isla de Puerto Rico es la que más mar recibe de las Grandes Antillas.

Surfing lineup. Rincón, Puerto Rico. WU PHOTO © Willy Uribe

El surf comenzó en Puerto Rico a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado y se desarrolló en serio tras el campeonato del mundo de surf de 1968. La mejor zona de la isla, en cuanto a olas, es el nordeste, alrededor de las localidades de Aguadilla y Rincón, el punto más occidental de Puerto Rico. Allí, debido a la orientación de la costa, los vientos alisios  soplan de tierra y el número de días surfeables es más amplio que en otros lugares. Gas Chambers, Tres Palmas y Rincón son las rompientes de mayor renombre. En esta última localidad, en Rincón, rompen las olas de Maria y Dome (Cúpula), llamada así por el perfil de una central nuclear ya desmantelada (o no en su totalidad) que se levanta a pocos metros del faro.

La gran afluencia de surfistas estadounidenses en los años setenta y ochenta, sumado al crecimiento de los surferos locales, con una economía precaria, y al fuerte sentimiento nacionalista contrario a la categoría de Estado Libre Asociado respecto a EEUU, dieron como resultado una escena local surfera algo tensionada, radical en ocasiones.

Related Articles

Comments

  1. FredOviedo says:

    No sabes lo que me alegró volver a leerte. Por despiste seguía esperando una actualización de “Una Imagen Y Mil Palabras” hasta que descubrí que te habias “mudado”. Un placer redescubrirte. Un abrazo.

    • Hola, Fred:

      Después de tres años con el viejo blog lo borré de un plumazo. Más tarde retomé y hace unos cuatro meses me mudé a WordPress.

      Me alegro de que te siga agradando.

      Gracias por el comentario y un fuerte abrazo.

  2. El Freduco, que es un despistao, JAJAJA.

    De esos sitios seguro que podria contarte mucho, nuestro amigo Pedro Pablo, el Number Nine.

    Un Abrazo.