Kepa Acero, un tío interplanetario

5 Waves 5 Continents

Kepa Acero. 5 Waves 5 Continents5 Waves 5 Continents es un proyecto de Kepa Acero en el que el surf, el viaje y el intercambio y conocimiento cultural van de la mano. Hace un par de semanas, algo despistado ando estos días, recibí un mail de Kepa Acero con un poema de Neruda titulado Queda prohibido. Kepa decía: ¡Qué grande, Neruda! Yo pensé: ¡Qué bueno, Kepa!Esa misma noche me acerqué al bar La Triangu para beber unas cervezas con la parroquia local. Nada más colocar el codo en la barra, escucho a mi espalda la voz de Kepa. Ese Will, dice. Me vuelvo casi asustado. La transmutación de los cuerpos, pienso.

–         ¿Tú no estabas en Chile, tío?

–         No, no, Will, me voy en mayo.

–         Joder, qué despiste, como me mandaste esa poesía de Neruda pensé que ya habías empezado tu vuelta al mundo.

Kepa se ríe. La risa de Kepa es magnífica. Saco un par de cañas y seguimos la charla. No doy importancia al despiste porque Kepa es la persona más despistada que conozco. Si no le hubiera devuelto todo el material que le he ido recogiendo en los varios viajes que hemos hecho juntos, ahora podría montar una tienda de saldos.

–         Empiezo por Namibia – me dice.

Le miro y sonrío. No sé si lo pensé entonces, pero ahora que escribo me viene a la mente: se encontrará con un león y pensará que es Rob Machado.

–         Ten cuidado, Kepintx.

–         Sí, sí, sin problemas.

–         Y no te preocupes si estando por allí ves un parte cojonudo para Mundaka, esta vez no llegas.

El muy cabrón me hizo volver una vez desde Los Locos a Mundaka para no perder la marea baja. Era ya tarde. No he conducido tan rápido en toda mi vida, lo menos a 150 por hora. Una locura. Llegamos casi a oscuras, pero el muy perro entró al agua y se cascó tres tubarracos de lujo. Nada le reprocho, a Kepa se lo perdono todo.

–         También fuimos a toda hostia de Peniche a Santander. ¿Te acuerdas, Will? Con el Guti.

–         Claro… ¡Uff!…

Pablo Gutiérrez iba a mucho más de 150 y yo solo intentaba adivinar en qué curva de la bajada hacia Santander caeríamos al vacío.

–         Una mierdilla de olas aquella vez – comento -. Recuerdo que dormí en el suelo porque no había camas para los tres. ¿Cómo se llamaba la pensión aquella de Peniche, te acuerdas?

–         O Murciélago, o algo así.

De Namibia, Kepa saltará hasta una isla cercana a la gran isla de Java, en Indonesia. No recuerdo el nombre. La charleta era tan jugosa que de continuo aparecían datos, planes, recuerdos, futuros y otros complementos. Incapaz de retenerlos todos, pero saboreándolos a fondo.

–         Hiciste una poesía en ese viaje, Will, camino de Portugal.

Lo recuerdo bien. Era el mes de abril y el cereal de la meseta brotaba fresco y verde. Recuerdo incluso el poema, pero ahora no viene al caso, porque ya habíamos llegado a West Australia, siguiente escala del viaje de Kepa, en concreto la costa de Gnaraloo al norte de Shark Bay. Entonces, el Athletic metió un gol y la gente comenzó a gritar de alegría, algo que no distrajo nuestra conversación, que ya volaba hacia Chile y las innumerables olas que jalonan su costa.

–         El agua está realmente fría allí, Kepintx.

Después saltamos a Irlanda.

–         Uff, las sienes parece que te estallan cuando haces el pato.

Pero Kepa ya sabe de aguas frías, y de calientes, templadas, a medio gas, putrefactas, prístinas, térmicas como las de Xivares e incluso muertas, como las de Jeffrys, en Algorta, antes de que quitaran el kakaleku del Puerto Viejo. Kepa tiene el culo pelado de surfear todo tipo de olas. En realidad, Kepa lleva dando vueltas al planeta desde que los primeros granos comenzaron a anunciarse en su cara. Kepa es un tío interplanetario y un amigo cojonudo. Y aquella fue una charla estupenda. Su viaje terminará, como no, en Mundaka. Y el muy perro se pondrá ciego a tubos.

Bidai on bat, Kepa!

Comments

  1. tremendo willy, tremendo!!

    me lo paso pipa leyendote!!

    un abrazoooo

  2. Yo también me acuerdo.

    Atravieso Castilla, mi amor,
    en esta tarde de primavera.
    En mis ojos vas,
    para que tú la veas.
    🙂

  3. Un grande Kepa Acero, se le ve buen tío!

  4. Suerte Kepa, me encantará leer tus historias por el mundo.

    Cantidad de batallitas tenéis eh??😉