Café olé

Café con leche. Vitoria-Gasteiz, Euskadi. WU PHOTO © Willy Uribe

Cuando era un crío, y por motivos que entonces desconocía, fui un par de veces a Bayona para visitar a un hermano de mi abuelo. Eran viajes rápidos, incluso extraños, porque aunque sucedieran en fin de semana nada tenían que ver con las excursiones habituales del fin de semana. En esas nunca cruzábamos una frontera tan vigilada y angosta.

En mi familia materna siempre hubo gran afición a los toros, incluso recuerdo que un tío mío tenía en su casa la enciclopedia taurina de El Cossío. El caso es que Bayona también es una ciudad taurina, y pasábamos cerca de su plaza de toros en aquellas visitas, y después de la visita tomábamos algo en uno de los bares de la parte vieja, que es donde vivía mi tío abuelo, y los mayores pedían café olé. Fue así como durante muchos años pensé en el café con leche de los franceses como algo íntimamente relacionado con los toros, o mejor dicho, con el acto de matar toros y el olé correspondiente en el coso.

Cuento esto porque me vino a la memoria hace unos días, cuando paseaba por Vitoria y me encontré con esta vaca y esta cafetería. Nunca sabes donde te van a asaltar los recuerdos, ni de qué modo.

Comments

  1. La verdad es que cada uno tiene en la pelota sus ideas, pensamientos, etc,..Yo la verdad es que llevo años yendo a Baiona y nunca he asociado esa ciudad a los toros ni siquiera sé donde está la plaza, el cafe olé lo asoció con un kankarro de leche con poco café y malo, pero me ha gustado esta entrada. Por cierto willy he leido tu libro Sé que mi padre decía. Me ha gustado mucho.

  2. jeje

  3. Yo vivo a escasos 20 km de la frontera con Francia cerca de La Jonquera y, también, de pequeño me llamaba la atención la forma de los franceses de llamar al “Café au lait” o café con leche. Lo adducía a algún barbarismo asimilado por los francófonos que en mi ingenua infancia los hacía más divertidos de lo que parecen😉