Salinas Longboard Festival 2010 (I)

Salinas Longboard Festival Alaia surfboards WU PHOTO © Willy UribeLo básico siempre está presente en Salinas; parafina, tablas, olas y “algún” surfero que lo aproveche (120 llegué a contar en uno de los vistazos desde el paseo). El Salinas Longboard Festival es a los campeonatos como las tiendas de ropa de surf a las surf-shops de material duro. Una galaxia las separa. No necesitas un bañata de marca de a sesenta euros para surfear, y si quieres culturilla surfing variada, olvídate de los WCT de Hossegor.

Muchos de nosotros entendemos el surf como lugar de encuentro, en el sentido más amplio de la palabra, incluso voy más allá y le aplico el sentido de toda una vida, amigos que te acompañarán para siempre porque la unión es algo tan sencillo y alegre como el surf, sin más aditivos, como el agua de manantial. Salinas, ese aspecto humano y social, tan necesario, lo cumple de sobresaliente. Iba con mis dudas respecto a lo que iba a encontrarme, sobre todo por la repercusión extra-festivalera que tenía este año y por los conciertos. Y aun deseando que el año siguiente no se celebren, porque no me gusta el ruido que no puedo controlar (una postura criticable, desde luego), reconozco que no han causado molestias insalvables y que han ayudado en mucho a la economía de los negocios del municipio de Castrillón.

Me lo he pasado muy bien en Salinas. Andaba yo de caracol y el sol me ha dado de frente. Y agradecido estoy por ello a la Oficina de Hechos, jipismo y sentido común en estado puro, un placer estar tras la barra de tan ilustre taberna artesana. Me han venido un montón de ideas, de tanta gente de aquí para allá, de tanto trasiego, de innumerables charletas, aunque breves, tan jugosas.

Y todo eso sin coger una sola ola, pero cargando pilas. A los colegas del murito de la Triangular les he advertido que en septiembre recupero mi lugar en el pico. Porque de eso sirve también Salinas, de estimulante surfístico, elixir telúrico, los astures arrojaron un peñascu en Groenlandia y sus ondas nos llegan frescas, con el aliento de Erik el Rojo y mil osos polares.

Anuncios

Comments

  1. Al final no nos vimos más, una pena no haber podido charlar un rato… ya nos veremos por el mundo.
    Un saludo.

  2. Sikorsky says:

    Te lo repito una y otra vez, con la cámara tienes el ojo perfecto. Pero claro eso son los gustos, e igual como al final semos parecidos porque tenemos muchos puntos de vista similares, pues igual por tu punto de vista va el mio.
    ……….. por eso me flipan las fotos que haces, cabeza.

    La de la tabla en primer plano con la quilla me pone cachondo.

    Un abrazo Willy.

    • Una concha en estado resinoso y con su tono rosado… me alegro que lo captaras, descosssío… buen ojo.

      Tú a la Triangu y yo a Trafalgar… como en la peli, que somos ya gemelos, broder.

  3. Hola,

    Fantásticas fotos. Parabens!
    Me gusta mucho ver álgumas das tablas de Wavegliders. Gracias.
    És possivel utilizar algumas de tus fotos en lo blog de Wavegliders ou en la pagina de Facebook?

    Abrazo

    Rui