Beau Young. Entrevista en Salinas 2005

Creo que este es un buen momento para el surf porque los grandes surfistas de tabla corta entienden el tablón, y viceversa.

Beau Young

Beau Young. Salinas Longboard Festival 2005. WU PHOTO © Willy Uribe

Habla despacio, y aunque te mira a los ojos parece que los esquiva. Beau Young, surfista y músico australiano, campeón del mundo de Longboard en 2002, se acercó el pasado verano al Festival de Longboard de Salinas y allí asombró con su surf y dejó momentos muy agradables con su música. Su padre, Nat Young, fue campeón del mundo en 1966 y lideró la revolución de la tabla corta a finales de los sesenta. Beau tiene mucho de él, incluido el físico, pero son diferentes. Si Nat fue la fuerza y el ímpetu y un estilo arrollador, Beau es la pasión, la ensoñación y la maravillosas ingenuidad, además de su surfing, claro, asombroso, sobre todo sus cutbacks de cara tumbando todo el cuerpo.

¿Cómo te describirías a ti mismo, como introducción breve a esta entrevista?

Supongo que me describiría como un individuo, igual que tú. Alguien que está profundamente enamorado del arte, que es música, surf, amigos… Amo a mis amigos, a mi familia, creo que el amor es lo más importante e intento pensar en ello todos los días y con ello seguir siendo una buena persona. Creo que con el amor de toda la gente el mundo sería un mejor lugar.

¿Sorprendido por la cantidad de longboards que encontraste en Salinas?

Me quedé sorprendido por la cantidad de gente que en España ama el deslizamiento y el feeling del tablón. Es sorprendente, especialmente en Salinas. Creo que es un gran festival porque atrae a mucha gente de países diferentes, vienen desde muy lejos solo por estar con amigos y disfrutar del campeonato y pasar un agradable fin de semana aquí en España. Creo que es algo muy bueno.

¿Existen festivales así en Australia?

Sí, tenemos festivales así en Australia, pero en realidad opino que hay demasiado énfasis en la competición y no en que todo el mundo esté unido. La gente se marcha cuando pierde su manga. Yo no estoy aquí por la competición, estoy para tocar algunas de mis canciones, estar con gente que ama el surf tanto como yo y para disfrutar del tiempo y el momento con ellos. Es decir, no, en Australia es todo por la competición y es por eso por lo que dejé de competir.

Beau Young. Salinas Longboard Festival 2005. WU PHOTO © Willy Uribe

Un tablón, una guitarra… la música y el surf son parte del feeling ¿No crees que las empresas de surf se benefician tomando eso como una jugada más de marketing?

Supongo que la música y el surf siempre han sido uno. Pero lo música está en todos sitios, todos los hacen, incluso caminando por la carretera hay un ritmo y un compás. Me siento afortunado porque la empresa de la cual formo parte sí se preocupa por el alma del surfing, están apoyando algo que se está haciendo cada vez más fuerte y también están apoyando el hecho de que hay muchas maneras distintas de cabalgar una ola. Están a favor de las tablas cortas, del tablón, del surf a pelo, de mi música y la de otra gente. Van hacia delante con ello ayudando a chavales jóvenes que se están abriendo camino y su énfasis no es tanto hacia la competición como otras muchas marcas cuya esponsorización está basada en los resultados. Mi empresa se preocupa más por el lado humano.

¿Cuál crees que es la diferencia fundamental entre tablas cortas y longboards?

Las dos provienen del mismo sitio y son la misma cosa. Las veo como diferentes estados de humor. En música, si quieres tocar heavy con una guitarra eléctrica, una batería a todo ritmo y estar dentro de este estado mental, es un buen momento para surfear una tabla corta. Si quieres tocar acordes menores, con una melodía, con un ritmo suave y detenerte en las pequeñas cosas, probablemente este sea un buen día para relajarte y surfear un tablón. Creo que este es un buen momento para el surf porque los grandes surfistas de tabla corta entienden el tablón, y viceversa. Creo que es bueno que el mundo se haga más pequeño, y aquí estoy en España, y todo el mundo se lleva bien y es una cosa preciosa. Este evento contiene todo tipo de tablas y mi ideología es en pro del amor, la paz y la felicidad y no puedo decir lo contrario. Eso es lo que creo y es todo lo que veo. Incluso cuando veo las noticias me doy cuenta que las cosas están cambiando, deben cambiar y cambiarán. Y con todos los surfistas del mundo y con toda la gente que disfruta el océano el mundo cambiará y el océano estará seguro al igual que nuestro aire y nuestra tierra. Y lo creo de verdad y soy un idealista.

¿Cuáles son tus tablas favoritas?

He  estado surfeando una tabla llamada “el wombat”. Es un 6´4´´ de cola ancha. La hice como una combinación de las tablas de los setenta que utilizaban los amigos de mi padre con las tablas cortas modernas y las colas anchas de los tablones. Es una tabla un poco extraña pero la disfruto mucho, fluye, pero también es afilada y se agarra bien. También me gustan los twin finns, sólo porque supusieron un punto de inflexión para la gente en 1972-73, dieron mucha libertad y velocidad. Disfruto también de los tablones pesados porque se deslizan y responden bien en cualquier situación. Puedes mantenerte de pie sobre la punta en la espuma y seguir ganando velocidad, y no hay tabla que pueda hacer eso más que un tablón pesado. Los tablones modernos, no con tres quillas convencionales, sino con una quilla grande en el medio y dos pequeñas a los lados, te permiten acabar los giros con velocidad y mantener el “momentum” de una tabla grande.

Beau Young. Salinas Longboard Festival 2005. WU PHOTO © Willy Uribe

¿Cómo logras realizar esos increíbles cutbacks de cara?

No lo sé, creo que es una adaptación del estilo de mi padre. No lo sé realmente, pero es divertido.

La gente te ve como uno de los mejores tabloneros del mundo ¿Cómo te ves tú?

No me veo diferente a ninguna otra persona. Creo que es fantástico que alguien admire la manera de surfear de otro. Yo admiro a muchos surfistas y hay surfistas extraordinarios en el mundo. Pero esa misma admiración la puedo sentir por una joven o un chaval que está cogiendo su primera ola. Y probablemente sienta más admiración viendo coger olas a un hombre de 65 años que no ha surfeado desde hace treinta. No creo que debieran existir barreras considerando los colores, el look, la tabla que lleves o el dinero que ganes. Me siento muy privilegiado si la gente disfruta viéndome surfear, porque el poder hacer feliz a la gente es una cosa buena.

¿Cuál es tu opinión sobre el nivel de tablón en España?

Bueno, en realidad solo he visto este fin de semana, pero creo que el tablón a nivel mundial está creciendo y definitivamente en España también. El surfing está creciendo porque es divertido y no puedes negarle a la gente el querer disfrutar lo que nosotros disfrutamos. El estar aquí este fin de semana ha abierto mis ojos al hecho de que a nivel europeo en general se está abrazando el espíritu de la historia del surfing mediante el tablón. Me encanta estar en España y quiero comprarme una camiseta roja con un toro en medio. La gente es muy maja y personalmente me siento afortunado de tener una vida como surfista y poder tocar música con el corazón. Estar aquí es algo increíble para mí.

¿Qué hay de innovador en el longboard actualmente? ¿O piensas que ya no existe nada nuevo en el tablón?

Creo que el estilo en el Longboard se está desarrollando y refinando, la manera en que posicionas tu cuerpo para adquirir velocidad en la punta de la tabla. Es lo mismo y por eso sigue siendo tablón, porque es lo mismo. Mi época favorita en el surf es cuando mi padre ganó el campeonato del mundo en 1966. Andaba sobre la tabla extremadamente rápido pero con gran suavidad, hacia atrás, y utilizaba todo el canto para mover la tabla, una tabla pesada y gruesa. Hunde todo el canto y empuja ese objeto, que es como empujar un camión. Lo hace con facilidad y queda increíble. Supongo que la manera que tengo de entender el tablón no es en el aire ni haciendo 360, es long fuerza y pasión, como los españoles. Un estilo fluido y poderoso. Eso no puede morir y es como me gusta el surfing. Es el pasado, es el futuro, es el ahora. Pero definitivamente si veo un futuro para el arte del surfing.

Se canceló el Campeonato del Mundo de Longboard 2005 ¿Cuál es el futuro de este deporte? ¿Crees que las empresas no invierten dinero porque prefieren beneficios a corto plazo?

Yo tengo problemas con la ASP. No quiero decir que se han vendido, ni ellos ni tampoco Quiksilver, ni Billabong, ni RipCurl… pero están consiguiendo crear una barrera en la edad. Por eso me gusta la música, porque es universal y no tiene preferencias de edad ni de estilo. La música no es eso y el surf tampoco. El estar aquí con toda esta gente de edades distintas, disfrutando juntos familias y amigos, eso es el espíritu, eso es surfing. Yo no quiero competir porque prefiero quemar mi energía competitiva en un campeonato de ping pong o tenis y simplemente amar el océano. No me importa quien gane o quien pierda, de verdad que no. El hecho de que ganara un par de veces fue genial, algo que siempre quise hacer, pero en realidad creo que los chavales se merecen el poder ganarse la vida sin tener que ser los números uno y picarse con sus amigos. No creo en eso.

Tu música se detiene a captar los pequeños detalles, movimientos, colores.

Sí, creo que existe intimidad en las notas menores, especialmente con los arpegios y utilizando tu voz como instrumento. Me gusta eso. Le escuchas a Bob Dylan cantando “Don´t think twice” y su guitarra esta hablando más que su voz. Igual que James Taylor, Neil Young, Joni Mitchell o Cat Stevens, mis influencias musicales. A pesar de que hay grandes artistas en la actualidad, estos pertenecen a la época en que viajaba por la costa en furgoneta con mi familia, cuando era pequeño.

………………………………….

Entrevista realizada durante el Salinas Longboard Festival 2005. Asturias. Spain

Comments

  1. Nice blog, I found it on Martin Montpellier’s blog!
    Great pics!