Los editores han sido arrinconados por los contables

Él (André Schiffrin) encarna la figura del editor romántico: ese que se lee lo que no está escrito (valga la paradoja), porque ama la literatura. Sufrió un duro trauma cuando los contables de Random House, que había adquirido Pantheon Books, le preguntaban quién demonios era ese tal Sartre que sólo vendía 25 ejemplares al año. ¿Y Malraux? ¿Y Gide? ¿Y Beauvoir? No eran nadie porque no vendían lo suficiente.

Alberto Ojeda. El Cultural.es. Abril 2011

Continuar artículo en: André Schiffrin: “Los editores han sido arrinconados por los contables”.