Galería de grafitis en Zagreb

En Zagreb, la capital de Croacia, los caminos son de hierro y el licor no es extraño por las mañanas. Rakia le llaman al más afamado, que se abre paso a plomo por el esófago. Te bebes un par y como andes despistado te pasa un tranvía por encima.

Salgo del Jardín Botánico y camino por la calle Kneza Branimira. El edificio de la estación es grandioso. Frente a él hay una escultura de un tipo montado en un caballo. En su mano lleva una barra de majorette y parece que se dispone a encabezar un desfile.

Encajonada entre las vías del ferrocarril y las del tranvía aparece una estupenda galería de arte que va cogiendo cuerpo gracias al CO2 que escupe el intenso tráfico de la zona. Desenfundo mi Ixus y comienzo a disparar. Aquí os dejo el resultado de la cacería.

Comments

  1. ¡Nivelazo!

  2. ¡Gracias!