Hermann Ungar (1893 – 1929)

Hermann Ungar. Tengo Sitio LIbre.Nació en 1893 en Boskovice (Bohemia – Moravia), en la actual República Checa, y murió en Praga a los 36 años de edad. Escritor checo en lengua alemana, creció en el seno de una acomodada familia judía y cursó estudios de Filosofía y Derecho. Combatió en la Primera Guerra Mundial, resultando herido de gravedad. Ejerció como abogado, director teatral y diplomático en la embajada checoslovaca en Berlín. Su individualismo, que resalta con fuerza en su obra narrativa, le desmarcó de la cohorte literaria que se formó en la ciudad de Praga en torno a Max Brod y Franz Kafka.

El gran error de los estudiosos y críticos literarios fue analizar la obra de Hermann Ungar desde sus componentes psiquiátricos y tremendistas, dejando de lado su carácter literario. Como ejemplo esta reseña de hace veinte años, donde el reseñista  (mucho sería llamarle crítico literario), apelando a algo que él denomina “alta literaura”, empaqueta la obra de Ungar habiéndola leído tan solo en diagonal:

Son narraciones tremendistas, escritas con la amargura y desesperación de los condenados a vivir.¿Qué hay bajo tanto sufrimiento, bajo tanto ser atormentado? No demasiado. La veta abierta por Dostoievski que muchos intentaron imitar con desigual fortuna. Ungar fue uno de ellos, y no de los mejores, a juzgar por estos cuentos, siniestros en más de un sentido. Empapado en la desolación de ver desaparecer su mundo tras la Primera Guerra Mundial, quienes creen que el “realismo sucio” es alta literatura descubrirán en Ungar a un hermano lejano.

En la novela Los mutilados (1923), Franz Polzer, el personaje principal, alguien que “ni un solo día había faltado a su trabajo”, se adentra sin resistencia en los terrenos de Klara Porges y Karl Fanta. Tras leer esta novela, me resultó sencillo comprender la distancia entre Ungar y el círculo literario más afamado de Praga en aquellos tiempos. Si Franz Kafka ejerce una labor de orfebre con su narrativa alusiva, Herman Ungar se encarga de lo carnal, ejecutando su trabajo con tanta efectividad como el primero. Yendo un poco más allá, y aquí tienen una casilla de comentarios para ponerme a parir, Hermann Ungar no necesitó travestir a nadie en escarabajo para hacernos sentir la alienación y el absurdo de la existencia humana.

Obra narrativa:

  • Chicos y asesinos (1920) relato.
  • Los mutilados (1923) novela.
  • El asesinato del capitán Hanika (1925) reportaje.
  • La clase (1927) novela.
  • El general rojo (1928) teatro.
  • Los viajes de Colbert (1930) relato.

Sobre Herman Ungar en La medicina de Tongoy.

Anuncios

Comments

  1. No seré yo la que lo haga, al contrario, me leeré el libro.

  2. Hermann Tertsch says:

    No hay peor forma de apreciar a un escritor que denigrando a otro.

    • No estoy de acuerdo con eso, Hermann. De todos modos, afirmar que en esta pequeña nota se denigra a Kafka es exagerado e incierto.

      Un abrazo.