El unicornio de Bilbao

Como todo el mundo sabe, bichos de dos cuernos los hay a patadas. Lo que es más raro de ver son los unicornios. En Bilbao tenemos uno. De cuando en cuando abandona su refugio en lo más intrincado de la ciudad para comer las hojas de los magnolios del parque de Doña Casilda y después beber en la piscina del Palacio Euskalduna. Cuando está de buen humor, incluso permite que los frikis de la ciudad se hagan fotos a su lado.

Unicornio. Bilbao. Basque Country. WU PHOTO © Willy Uribe

Existen tres hipótesis (segun la Wikipedia) que intentan explicar la aparición de la leyenda del unicornio en Europa:

  • La primera procede de las exploraciones griegas, italianas y macedonias en la India: existían relatos de criaturas de un solo cuerno, probablemente rinocerontes índicos. Si el hipopótamo fue llamado “caballo de río” por los exploradores griegos, parece verosímil suponer que igualmente describirían a un rinoceronte indio como un caballo con un cuerno sobre la cabeza.
  • La segunda proviene de los pueblos vikingos que comerciaban en el interior de Europa cuernos de narval; las primeras representaciones artísticas conocidas de este cetáceo en el interior de Europa eran similares a un unicornio marino. Muy probablemente, y puesto que el mito está documentado desde la antigua Grecia, los pueblos nórdicos tan solo aprovecharon la leyenda preexistente para vender colmillos de narval como si fueran cuernos de unicornio, asociados a todo tipo de propiedades curativas.
  • La tercera tiene su origen en el reciente (2008) descubrimiento en el parque natural de Prato, en la Toscana italiana, en el que se ha documentado un corzo con un solo cuerno en el centro. Parece factible que esta peculiaridad se haya producido más veces a lo largo de la historia.

Comments

  1. Y es precioso… el que busca… encuentra, a veces también sin buscar, se encuentran rosas en el mar. merci.