Guerrero moribundo

Guerrero moribundo. Museo Reproducciones Artísticas de Bilbao. Foto © Willy Uribe

Entre los años 500 y 480 a.c., los artistas de la isla de Egina (situada al sur del Ática y rival de Atenas durante un tiempo) decoraron con escenas de la Ilíada los frontones del templo erigido en honor a la diosa Afaia.

Este guerrero a punto de fallecer corresponde al frontón oriental y es una de las esculturas que más aprecio de todas las que alberga el Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao. Desconozco cómo resultaría estéticamente el conjunto, pero esta pieza tiene sentido por sí misma. Las piernas del hoplita dan comienzo a un recorrido que me introduce en la historia griega, tanto del arte como de la guerra y la política. El brazo que ya no pelea, sino que apoya, da entrada a un rostro que ya ha aceptado su próximo final. El yelmo y el escudo, circulares, componen un remate magnífico donde quiero ver al sol y a la luna en victoria eterna sobre la estupidez humana.

Comments

  1. Perro viejo de fina mirada.
    Buen olfato para encontrar esta pieza.
    Encuentra carne donde yo solo veo hueso.