El símbolo de la opulencia

Especias

Alrededor del siglo XIV era rara la cocina occidental en la que no se condimentaba la comida, si se exceptúan los más viejos reinos cristianos del norte de la península ibérica, donde hacer las comidas muy especiadas era considerado uso de moros (las cocinas de reinos conquistados con posterioridad, al sur del Tajo, sí mantuvieron el uso).Entre las hierbas y especias más cultivadas en el territorio estaban el comino, el hinojo, la menta, la salvia, el cilantro, el ajo, el eneldo, la adormidera y, especialmente, las preferidas en Europa: clavo, macis, azafrán y pimienta. Se han encontrado registros de la abadía de Norwich que permiten saber que entre 1346 y 1350, estas últimas especias tuvieron un gran valor como mercancía de pago, al igual que había ocurrido con la sal en la Antigüedad. Sirvió como pago de los diezmos eclesiásticos, este hecho fue imitado en un gran número de lugares de todo el continente.

‎”La bestial gula medieval había comenzado a abrir paso a otros gustos más refinados. La canela, la nuez moscada, el jenjibre y, sobre todo, el clavo, se pagaban entonces a precios fabulosos, pues se servían en los más fastuosos convites, suponiéndoles misteriosas propiedades curativas. En una palabra, eran en aquella época el símbolo de la opulencia”.

ElcanoJosé de Arteche. Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones. 1969.

Avanzando hacia el este desde la India, los mercaderes y los diplomáticos portugueses establecieron contacto con todas las regiones costeras e isleñas del sureste de Asia, así como con China, entre 1502 y 1515. Y, lo que es más importante, llegaron a las Molucas, el lugar de origen de las especias más preciadas: la nuez moscada, el macis y el clavo. La suya era una ruta privilegiada, con provechosas escalas en muchos mercados…/…

Ceilán – la actual Sri Lanka – era la principal productora de mundial de cinamomo. Malaca, conquistada por Portugal en 1511, controlaba los estrechos entre Malasia y Sumatra, que daban acceso a la mayor parte del archipiélago de Indonesia, donde crecían algunas de las especias y sustancias aromáticas más preciadas del mundo. Las Molucas, las “islas de las Especias” por excelencia – particularmente Ternate y Tidore – eran el lugar de origen de gran parte de la producción mundial de clavo, nuez moscada y macis.

Los conquistadores del horizonte. Una historia mundial de la exploraciónFelipe Fernández-Armesto. Ediciones Destino, 2006.