Pobre ciervo volante

Ciervo volante. Lucanus cervus. Tengo Sitio Libre. Cuaderno digital de Willy Uribe.

Como remedio para el mal de ojo en Galicia:

Los cerdos se deben frotar con ajo, al tiempo que se clava una cruz en el fondo de la pila o de la artesa en que se comen, o incluso colgándoles del cuello una bolsa con ajos, incienso y otro componentes. Para los humanos, el hinojo aparece como un buen remedio, junto con los cuernos de ciervo volante – que se deben llevar siempre encima – la castaña de Indias, la higa de azabache o la pezuña de la Grande Besta (Gran Bestia).

Galicia mágica. Vitor Vaqueiro. Editorial Galaxia, 2004