¿Tres claves para escribir un buen libro?

Escribir un buen libro. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy Uribe

Hace unas pocas semanas recibí un mail de la escritora y periodista Beatriz Celaya. Preparaba este artículo sobre las claves para que un libro se venda y me lanzaba la pregunta: ¿Tres claves para escribir un buen libro?

Mi respuesta fue la siguiente:

Pienso que pretender conocer las claves para lograr que un libro se venda en cantidades considerables es un imposible. Nadie ha establecido una ley fija. La literatura, tal y como yo la entiendo, habla del sentir humano, así que ni es ciencia ni es exacta.
Sobre estas tres claves para tratar de escribir un buen libro, a ver si logro ser esquemático

  1. Idea: No hay que obsesionarse por encontrarla, porque suele suceder al contrario: es la idea la que te encuentra a ti. De todos modos, quedarse en una butaca a esperar no es una buena estrategia.
  2. Fuerza y trabajo: La fuerza, también hay quien habla de rabia, la llevamos dentro en distintas intensidades. Esa fuerza hay que dosificarla. Respecto al trabajo, me refiero al modo en que el escritor usa el lenguaje y en su resistencia a invertir los términos. Que jamás sea el lenguaje quien lleve las riendas.
  3. Mesura y trabajo: Mesura es pulir, ya sea a machete o con lija fina. Trabajo, de nuevo, es volver a revisarlo todo desde la primera palabra. Si has sido fiel a la idea inicial o si, habiéndola traicionado, existe una buena razón para ello. A veces, esa revisión abre la puerta a más trabajo, a reescribir, tensar, equilibrar, etc.

Comments

  1. La tercera clave siempre lleva a más trabajo. No hay día que relea algún trabajo y no cambie, siquiera, una coma.
    Buen blog.
    Un saludo,

    • Saludo de vuelta, Sirvi.
      Parece cómoda esa zapatilla.

      • Un poco maltrecha ya, pero aún de vez en cuando sigo confiándole mis pies…

        • Variados caminos por delante. De todos modos, un buen amigo mío es zapatero. Por si sirviera de algo.

          • Gracias, pero los zapatos de hoy ya se sabe… empiezan a irse y se acaban yendo sin remedio (habrá que plantearse quizás acompañarlos en el viaje, que el mundo es muy grande y a menudo nos conformamos con un pedacito muy pequeño).

  2. Gracias Willy por tu difusión. Me alegro que hayas puesto todo tu texto, en el mío, como ves, tuve que meter el “hacha” por todas partes ;(