Huele a rico

Balanza. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy Uribe

Antes, no sé cuando, pero antes, España olía a pobre. Esa era su imagen al mundo. Pobreza. Ahora, a lo que huele España es a rico. La clase alta vuela tan alto que sus lixiviados fluyen y expanden su olor hacia un país empobrecido en lo económico y arruinado en su estructura política.

Hay culpables, y pienso que la riqueza desmesurada es prueba de cargo. ¿Demagogia? Esa palabra no existe. Lo que existen son los hechos que se confirman por sí mismos. Si España carece de crédito es porque sus dirigentes políticos y financieros se han empeñado en demostrar ante el mundo el nivel de ineficacia y corrupción que pueden alcanzar. La frase de Rajoy avisando de que mentirá a destajo y la última jugada asocial de Rodrigo Rato son dos ejemplos.

Huele a rico y nada disimula el olor porque son los propios ricos quienes se empeñan en esparcirlo. Y no me refiero a que los artículos de lujo hayan elevado sus ventas, sino a las medidas que están tomando para hacerse más ricos. Cuchilladas sociales que huelen a basura y latrocinio.