Aristómenes. Fuga de Esparta

Aristómenes. General de los Mesenios. Año 684 a.c.

Combatiendo contra las tropas de Lacedemonia, muy superiores en número y comandadas por los dos reyes de Esparta, recibió Aristómenes, general mesenio, muchas heridas y una pedrada en la cabeza, cayendo casi muerto. Los lacedemonios lo cogieron con cincuenta soldados de los suyos y lo condujeron a Esparta, donde resolvieron arrojarlos a todos a la Ceada, que era una profunda sima donde se precipitaba a los condenados a muerte. En efecto, Aristómenes fue arrojado a la sima con sus compañeros de armas. Estos perecieron todos en la caída, pero Aristómenes fue esta vez, como tantas otras, salvado por un dios. Quienes refieren sus hazañas con entusiasmo dicen que un águila hubo de sostener su cuerpo sobre sus alas, de modo que pudo llegar indemne a lo hondo del abismo. Efectivamente, después de haber permanecido tres días en el fondo de la caverna esperando su última hora, oyó cierto ruido y, descubriéndose la faz, vio en aquella media luz un zorro que se acercaba a los cadáveres. Comprendiendo entonces que este animal no podía haber penetrado en la sima sino por una entrada cualquiera, esperó a que se le acercara el zorro, y cuando lo tuvo a su alcance, lo cogió con una mano presentándole con la otra la clámide para que la mordiera al volverse hacia él, siguiéndole en su fuga y dejándose arrastra por él a través de las sinuosidades del subterráneo; hasta que al fin descubrió una abertura que apenas podía dar salida al zorro y entrada suficiente a la luz. Abandonado ya el zorro por Aristómenes, tomó el boquete y desapareció. Despues, el general mesenio ensanchó con sus manos la abertura, consiguió salir de la sima y fue a reunirse con sus conciudadanos. Esta evasión fue considerada como una prueba manifiesta de la protección de los dioses.

(Pausanias. Descripción de la Grecia, Lib. IX, capítulo XVIII)

Aristómenes. Fuga de Esparta. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy Uribe

Anuncios