Te digo, Roja, que una canción

Willy Uribe arranca una serie de cartas mensuales bajo el título de Te digo, roja. Esta es la primera.

Tanto espacio, tanto aire y nadie en lontananza. Es lo suyo en descampado. Tan ensimismado que ando todo el día tarareando una cancioncilla que hace tiempo ronda mis neuras. La música es una basura y ni te la silbo, que no tengo oído. Pero la letra va fina.

Te estoy viendo de lejos

Tantos años tantos kilómetros

Tanto pecho y solo una vida

Conozco tu andar

Las piedras que has pateado

Aquellas que tragaste

 

Ven hacia mí

Toma los pasos que necesites

Vive allí donde desees

Pero ven hacia mí

 

Me llaman Soledad

El claro en la jungla

La calma de la derrota

La jarra de vino

La noche de los amigos

La obligación de un nuevo día

 

Ven hacia mí

Toma los pasos que necesites

Goza allí donde desees

Pero ven hacia mí

 

Vivo al fondo del todo

Ni a un lado ni a otro

Un dosel frontal

Un umbral definitivo

Tirar de la bomba

Y ni un paso atrás

 

Ven hacia mí

Toma los pasos que necesites

Muere allí donde desees

Pero ven hacia mí

 

Soy Soledad

Tú bien me conoces

Yo te adoro.

Si tú consigues algún grupo de country que quiera pagar por ella 1.000 pavos, te llevas un 20% y a mí me da para tres meses de rule por Castilla La Vieja y un cochinillo en Segovia. Sé que es complicado vender algo hoy en día, pero si acaso, ahí te va la canción. No le he puesto título. Pienso en Roja Soledad, pero seguro que tú encuentras algo mejor, menos ñoño.

Sigueleyendo: Te digo, Roja, que una canción.