Lucas Domecci. Nanopoesía

Domecci Lucas. Mayo68. Única imagen conocida. Poetas Imposibles. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy UribePoetas Imposibles. Lucas Domecci. Poeta español nacido en 1965 en Sevilla y desaparecido en 2010.

De estatura pequeña, logró convertir su complejo físico en material para una poesía representativa no de lo diminuto, como todo parece indicar, sino de un rencor de dimensiones colosales. En 2008 publicó su único poemario conocido: Nanopoesía. En 2012 optó por reducirse a la mínima expresión vital. Su paradero actual es la invisibilidad.

La pequeñez tiene forma

El alma de un micropunto

Los mundos de una chinche

Una célula que sueña

La pequeñez es una cárcel de Alabama

Un hombre bomba en Bagdad

El desahucio español

La pequeñez no es escondrijo

Ni  recurso

Ni estrategia

La pequeñez obliga

Cuando Lorenzo Domecci, hermano de Lucas, entró en mi despacho a las bravas, lo primero que hizo fue arrojar un libro sobre la mesa. Seguido, sin que yo le invitara a hacerlo, tomó asiento. Sólo después tuvo a bien presentarse.

–          ¿Lo ha leído? – me preguntó.

La portada era lisa, de color crema. El título se mostraba en caracteres tan reducidos que me vi obligado a usar una lupa: Nanopoesía.

–          ¿Lo conoce, siquiera?

Le dije que no y pregunté quién lo había escrito.

–          Ahí lo pone – respondió.

Si el nombre del autor aparecía en aquella portada, mi lupa no fue capaz de dar con él.

–          Lucas Domecci. Es mi hermano.

Hacia atrás un páramo

Yo en medio

Enfrente el desierto

Fundido a infinito

Yo en minúsculo

–          Vengo a lo que venimos todos ante usted. Quiero que lo encuentre.

–          ¿Y él?

–          Me da igual. Hace casi tres años que no tengo noticias. No crea que es fácil asumirlo.

Me entregó una foto.  Lucas Domecci con apenas tres años. En un costado aparecía la fecha: Mayo del 68.

–          Lo siento, pero es la única foto que he conservado. El resto las destruyó todas.

En la taza de café hay un océano turbio

Donde me pierdo

Vuelvo la mirada hacia el grifo que gotea

Cada gota un diluvio que me arrastra

En el fondo de mis ojos esperan dos lágrimas

Grandes como planetas

–          ¿Existen entre ustedes similitudes faciales?  ¿Una fisionomía semejante? – le pregunté.

–          Nuestras madres son distintas. No hay un solo parecido entre Lucas y yo.

–          Entonces, no sé cómo podría reconocerle.

–          Es muy pequeño de estatura.

–          Como cientos de miles de personas.

–          Pero su pequeñez es… – y aquí Lorenzo Domicci dudó -. ¿Llamativa?

Mido un metro cincuenta y uno

El uno es una medalla

Un peldaño por encima de lo invisible

Un centímetro de realidad

Diez milímetros de exposición al exterior

Pequeño, reducido, camuflado entre lo colosal. Pero no irresoluble. En un instante, ajusté una tarifa y se la expuse.

–          No sabía que localizar poetas fuera tan costoso – dijo, tratando de pasar al regateo.

–          ¿Y sabe por qué?

–          No.

–          Porque los poetas, cuando se esfuman, es para que no se les localice. En realidad, yo traiciono poetas. Y eso se paga caro.

Se levantó enfadado. Volvió a decir que le parecía un abuso y, sin despedirse, abandonó el despacho dejando el libro de su hermano sobre la mesa. Portada uniforme y crema. Título minúsculo. Autor imposible. Lucas Domecci.  El nanopoeta.

Soy un mapa

Las líneas azules los ríos

Las rojas los caminos

Las negras los ferrocarriles

Estoy perdido

Los puntos aldeas

Los círculos pueblos

Los cuadrados ciudades

No puedo interpretarme


Poetas Imposibles – Puesta en valor de propuestas poéticas imposibles. Énfasis en la sutileza y la furia.
Un programa del Fondo Poético Internacional ejecutado por los Detectives Poéticos.