Barcelona. Liquidación total

Ciudad es sinónimo de comercio. Siempre lo ha sido. Comercio como intercambio necesario donde fluye tanto la materia como la la confianza y el intercambio cultural. Es un concepto sencillo de comprender. Sin embargo, para la gran mayoría de los políticos españoles, en su ignorancia y ambición manifiesta, comercio es sinónimo de Centro Comercial.

Lo que está sucediendo en Barcelona es un ejemplo de cómo la ambición de unos pocos puede arrasar una entramado comercial centenario. Pondrán un Mango, un Burguer King y  un Quiksilver en cada esquina y entonces lo mismo te dará estar en Barcelona que en Alcorcón.

Barcelona. Liquidación total. Tengo Sitio Libre. Blog de Willy Uribe

El principal problema con el que se encuentran los negocios emblemáticos de la ciudad es que difícilmente podrán seguir pagando el alquiler del local, porque a finales de año termina la moratoria de la Ley de Arrendamientos y las rentas antiguas pasarán a la historia. Algunos comercios, como la librería Canuda, ya han cerrado para siempre y muchos otros temen estar condenados al mismo destino. En algunos casos, el alquiler se disparará de los 1.000 euros mensuales a los 9.000, pero según la superficie que ocupe y su ubicación, el nuevo alquiler que pida el dueño puede superar los 20.000 euros mensuales. Hay firmas dispuestas a pagarlos, pero son de multinacionales que nada tiene que ver con los comercios de toda la vida que, para muchos, forman parte del patrimonio de la ciudad y la dotan de personalidad.

Jordi Mumbrú Escofet.