Aquí en Kentucky

Bar Kentucky. Barcelona. Tengo Sitio Libre. Willy UribeHacía dos horas que habíamos dejado atrás la frontera con Tennessee cuando llegamos ante aquella cabaña. Caminábamos hacia Cleveland porque alguien nos había ofrecido trabajo en un restaurante, pero no pasamos de allí. En realidad, de Cleveland no sabíamos ni que existía, y cuando nos hicimos una idea de por donde andaba situada, se nos hizo demasiado al norte, demasiado fría y  con demasiadas opciones para una depresión de las fuertes.

Entonces nos encontramos con esa cabaña llamada Kentucky. La regentaban dos excombatientes balcánicos escasos de simpatía pero muy buenos para llevar el negocio por la senda de la discreción. Una cabaña que poseía todas las características de las buenas cabañas:

  • Situada en medio del bosque
  • Una mierda por fuera y calentita por dentro
  • Buena música, buenos licores y buenos cigarros.
  • Un buen número de gnomos y calderos de mandrágora.

Nos quedamos aquí, colega, dijo mi compañero de viaje. Y a mí me pareció una buena idea. Pero nos quedamos la hostia de tiempo. Años, si hace falta. ¿Vale? Y a mí continuó pareciéndome una buena idea, porque lo era.

Y aquí seguimos, en Kentucky.

Anuncios