Carta al Fin del Mundo

El té
trae aromas de lugares que el hombre y la mujer
sueñan
sin
saberlo

Fin del Mundo. Tengo Sitiop Libre. Willy Uribe

Querido Fin del Mundo:

Tras conocerte en las aguas estrechas del río Èvre, cada vez que vuelvo a él pienso en ti. Un Fin del Mundo con un cielo azul como ninguno. Gordo de energía, pletórico de futuro. Lástima de mi lenguaje tribal y primitivo. Si yo pudiera expresarme como un Homero, o como un Gracq…

No sé cuándo regresarás, estimado Fin del Mundo, pero verte aparecer algún día frente a mí será una alegría como pocas. Deseo volver a beber buen vino contigo, bailar entre gitanos, intercambiar libros sobre Magallanes y rascarnos la barriga adivinando la forma de las nubes, allá por cualquier lugar. Deseo tu vitalidad y tu sensualidad. También deseo volver a amanecer a tu lado. Deseo observarte mientras duermes y besarte mientras despiertas, al filo de la aurora. Deseo tu cuerpo, tu mirada en la mía y el poder decirte: Buenos días, Fin del Mundo.

Deseo muchas cosas, lo sé. La alegría y la fuerza me obligan a ello.

Todo lo bueno y todo lo mejor, querido Fin del Mundo.

Anuncios