yo y Dios

Al acabar el sueño comprobé que yo y Dios volvíamos a estar solos.

Anuncios