Aníbal Lisboa. La inmortalidad del amor

Aníbal Lisboa, navegante y poeta inmortal, en 1871

Poetas Imposibles. Aníbal Lisboa. Poeta y navegante inmortal nacido en la ciudad fenicia de Biblos el año 1000 A.C.

La inmortalidad del amor

El rastro del último de los Poetas Imposibles llegó al buzón el día en que la agencia de los Detectives Poéticos echaba el cierre. Una sutil coincidencia y un excelente colofón: nada más y nada menos que un poeta inmortal con una experiencia vital de tres mil años.

Nacido en la ciudad de Biblos, en una importante familia fenicia dedicada al comercio, a los cuarenta años de edad Aníbal Lisboa es enviado a Babilonia como representante de los intereses familiares. Fue allí donde diez años después conoció a Lilith. En un principio como mujer, más tarde como Diosa.

Lilith brindó a Aníbal Lisboa la oportunidad de alcanzar la inmortalidad física a cambio de una sola condición: cada cien años acudiría al lugar que ella fijara para gozar de los placeres del amor y de la compañía amada durante siete días. Y él dijo que sí. Tenía entonces cincuenta años y una madurez intelectual y física en plenitud. De ese modo se mantendría hasta nuestros días, durante tres milenios.

La cantidad de personajes históricos que trató, así como la información que acumuló, es ingente. Estuvo en muchos lugares antes que nadie y fue testigo y partícipe de hechos cruciales para el devenir de la Historia. Su fortuna era inmensa y sus conocimientos aún más. Pero todo eso ya era nada. Vivir era nada. Se encontraba cansado del género humano, aburrido de su mezquindad, y lo único que lo mantenía despierto era su profundo amor hacia Lilith; esa semana de cada siglo durante la cual la Diosa tornaba en mujer y él podía amarla y vivirla y sentirse lleno por completo. Pero pasado esos siete días su vida volvía a ser un doloroso recordarla e imaginarla en medio de una humanidad que, por repetida y sin remedio, le causaba hastío.

En camino hacia una nueva y tal vez última cita con Lilith, fijada en la ciudad de Buenos Aires, Aníbal Lisboa quiso dejarme una pequeña parte de su obra poética. También su número de teléfono. Al parecer deseaba hacerme una oferta que no sería capaz de rechazar.

 

Es esta la vida, gorda de centurias, cargada de milenios, viejos pies llenos de tierra y mar y cielo?

Aquella que viví junto a Cesar; decapitando bárbaros; conquistando Roma; dictando sus memorias?

.

Es esta la vida donde palpitó Dante Alighieri, enorme poeta, mayor meapilas, esclavo y señor?

Aquel cuya alma alumbró los siete círculos olvidando mi consejo de mirar hacia delante?

.

Es esta la vida de los mares largos del rojo Erik arribando a la Tierra Verde que yo le señalé?

Cuando no existían cinco continentes sino uno solo y la ignota Lybia?

.

Es esta la vida otorgada, regada de Sangre, Pan, Vino, Sexo, Saliva y Alma?

Con recias mayúsculas orgullosas de ser mayúsculas?

.

En zumo divino que fija la bendita inmortalidad endurezco mi piel bajo el astro del mediodía

Se alzan los años, salvajes e imparables, sabios se abalanzan por el ilimitado límite del tiempo

Abrazo el mástil, tenso los cabos, manejo fiero el timón en pos de Ella, Diosa y creadora

.

La sed de mi sed eterna

Esta es la vida

…………………………………………………………………………………………………

Amigo! Amigo en este siglo, los pasados y los que vendrán

Constante a mi lado, tu semblante tan cínico como sincero,

Majestuoso

Relatos y aventuras brotaron de tu ancho ser

.

Amigo! Sabor imperecedero de trópicos, polos, longos meridianos y enormes paralelos

Noches y días bravos donde aparecen sin pausa

Emperadores, zapateros, granjeros y corajudos esclavos

Con hambre y gula, carcajada, sollozo, algarada y calma

.

Amigo! La singladura continúa y nunca viejos marinos

Nada de anclados veleros ni puertos cerrados

Ulises somos, reclamos de nuestra Diosa

Atados y libres por ella

.

Amigo! Es la vida consecuencia, y mucho más

De aquel trato feliz, fiel de todo y ante todo

Por tu sagaz compañía brindo

Por nuestros pasados lejanos e inciertos futuros

………………………………………………………………………………………..

Por tu amor y tu bien amar

Por cada siglo abrirte y beberte

Ser abierto y ser devorado

De tu presencia el buen dolor

.

Por tu inefable belleza, tus labios prietos, tu pecho inmenso

Por tu vigorosa lengua, palabras afiladas, genio divino

Al mismísimo Dios dijiste: búscate a otra

Tuya eres, tú eliges y a nadie te debes

……………………………………………………………………………………………………………

A ti, Lilith

Ante y bajo el poder de una constante energía

Cabe el vigor de tu ánimo

Con tu aleccionadora sapiencia

Contra el Tiempo

De este infierno nazco y desde estos cielos me arrojo

En el interior de tu sexo, suprema cueva y colchón

Entre tus piernas todos los placeres de la Historia

Hasta voltear el Finisterre, todos los que existan

Hacia tu encuentro

Para amarte por nada y por todo, sin objeción alguna

So la poética de tu ardiente lengua

Sobre mi cuerpo tendido cabalgas

Tras la estela de tu rebeldía inmortal

………………………………………………………………………………………………….

En  mi nave soplo a la mayor en la encalmada

.

Dale, dale sin pausa!

Vuela, corre, trepa, baila, navega!

Tus francas líneas, tu hermosa proa, son poesía, goleta mía

.

Sopla, sopla sin descanso!

Allí en el Río de la Plata te espera

Su boca abierta, su sueño duro, sus faldas abiertas

.

Dale, dale sin pausa!

Tan flojos pulmones albergas, tú, navegante de Biblos?

Tan escaso valor guardas ante la arrogante quietud de la Línea?

Acaso no fundarás Buenos Aires por vez tercera?

.

Sopla, sopla sin descanso!

En la cita no cabe demora

Tu diosa aguarda, navegante

Lo convenido es al siglo y el siglo no se estira

.

Dale, dale sin pausa!

Desínflate hasta tu hálito más perdido, hasta el susurro escondido!

 

* Homenaje a León de Greiff.


Poetas Imposibles – Puesta en valor de propuestas poéticas imposibles. Énfasis en la sutileza y la furia.
Un programa del Fondo Poético Internacional ejecutado por los Detectives Poéticos.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: